La oferta de campos a la venta aumentó 25,3% interanual en mayo de este año en medio de la pandemia de coronavirus (Covid-19), según informó la Cámara Argentina de Inmobiliarias Rurales (CAIR), la cual ya había informado en abril de una suba notable en la oferta.

CAIR explica que el incremento de la actividad registrado respecto de abril "responde a un aumento de campos ofrecidos para la venta en el mercado local". "El Índice de Actividad del Mercado Inmobiliario Rural (InCAIR) de mayo marcó 21,04 puntos, una suba de 25 por ciento en comparación con abril, primer mes completo del aislamiento en todo el país por la pandemia", relata el informe que acompaña a la medición.

Si se compara la actividad con relación a mayo del 2019, hay una fuerte caída del 53 por ciento.

Directivos de la cámara advirtieron que "el aislamiento social, con las restricciones para la circulación de personas, continúa limitando la recorrida por campos, lo que afecta significativamente a la actividad".

También denunciaron el "irregular funcionamiento de entidades y reparticiones públicas frenan la operatoria para el inicio y concreción de operaciones".

En una lectura más política, señalaron que "la performance de la gestión económica y las preocupantes señales políticas sobre la propiedad privada, afectan de forma negativa a una posible recuperación sostenida y tangible para la actividad inmobiliaria rural".

Las percepciones de CAIR

En mayo, el organismo expresó en un comunicado de prensa que se pregunaba "si existe un mercado de compraventa de inmuebles vigente". Además, agregó que de estos "días confusos y de incertidumbre", le surgieron a quienes la integran distintas "percepciones" sobre el sector.

CAIR consgina que "existen algunos inversores en busca de campos, especialmente en regiones centrales (Buenos Aires, Santa Fe y Córdoba), con la pretensión de comprar en alrededor de un 40 o 50 por ciento por debajo del valor solicitado, sin éxito".

También presenta que hay "propietarios con decisión de venta y el valor de fines del año pasado", aunque "no hay urgencias para desprenderse de la propiedad". 

Por último, alerta que "es difícil" que existan operaciones de referencia, las cuales son necesarias "para que haya mercado". Por eso aseguraron que "no hay un mercado inmobiliario rural de compraventa de referencia, aunque el mismo está latente".