El coronavirus y el aglutinamiento de gente no se llevan nada bien y eso lo tienen muy claro las empresas de entretenimiento. Fueron las primeras en cerrar sus puertas el 20 de marzo y, seguramente, será una de las últimas actividades en reactivarse cuando la pandemia comience a dar respiro.

Ante este escenario preocupante, compañías de todos los puntos del país decidieron conformar una nueva cámara que no sólo se ponga a trabajar en los nuevos protocolos para el regreso sino también para que represente a las empresas en la mesa de negociación con todas las autoridades competentes. "Si el Estado no nos da una mano en tiempo y forma la mitad de los emprendimientos va a quedar en el camino", alerta Ariel Gambini, socio fundador de la cámara IDEAr (Industria del Entretenimiento Argentino) y dueño de Mute, dos espacios de entretenimiento ubicados en Mar del Plata y Bariloche, que, antes de la pandemia, convocaba a los más prestigiosos DJs del mundo que tocaban músico en vivo.

El empresario le aseguró a BAE Negocios que las ayudas impulsadas por el Gobierno, como el ATP (Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción) y los créditos "fueron llegando muy parcialmente pero no alcanzan, ya que el entretenimiento es una de las industrias más golpeadas. Sabemos que cuando retorne nuestra actividad, lo va a hacer con la mitad del público permitido. En muchos casos, se va a trabajar a pérdida. Por eso, le reclamamos al Gobierno un marco normativo que suspenda el pago de cánones y alquileres; estipular tarifas de emergencias en los servicios de luz, gas y agua; extensión de los programas ATP hasta seis meses después de la vuelta al trabajo y el otorgamiento de créditos tasa cero para tener la espalda para soportar este proceso. El sector hoy está endeudado, la actividad se detuvo pero el parquímetro siguió corriendo".

Por estos días, los integrante de IDEAr -que engloba a 3.000 salas de música en vivo, discotecas, venues y espacios de eventos masivos- mantienen reuniones con los responsables del Ministerio de Cultura, para trabajar sobre las herramientas que se están utilizando durante el aislamiento, como el streaming y los ensayos de músicos y, sobre todo, para diseñar la estrategia para la vuelta de la actividad con público en forma segura. "Estamos en una mesa de trabajo muy productiva con el ministro Sanjurjo y le agradecemos por el tiempo y la energía que le pone al tema. Ahora, también estamos a la espera de una reunión en el Ministerio de Turismo y en Presidencia de la Nación. Nos queremos hacer escuchar", explica Gambini.

La industria emplea a 500.000 personas en forma directa e indirecta y si se le suman otros sectores que atraviesa, como el turismo, duplica ese número. Según un estudio realizado por la cámara, le ofrecen servicios a 8 millones de personas y más de un tercio de los viajeros que llegan a Argentina vienen en busca de algún tipo de entretenimiento.

"La organización de un evento masivo trae beneficios económicos que impactan en otras industrias. El turismo y la cultura se retroalimentan. La movilización de espectadores para disfrutar una actividad cultural repercute, por ejemplo, en la ocupación hotelera, servicios de gastronomía, transportes y hasta mano de obra local, entre muchos otros sectores", explica Ricardo "Pochi" Rimoldi, dueño de las discotecas By Pass y Cerebro en Bariloche.

Por su parte, Eduardo Sempé, empresario a cargo de la concesión del estadio Malvinas Argentinas, agrega que "el universo de gente que participa de actividades en nuestra industria es enorme. Y no solo es público joven, es de todas las edades".

Masa laboral

 

Una de las particularidades que tiene el negocio, que le juega muy en contra en estos días de pandemia, es la gran masa laboral y sus grandes costos. El sector envuelve a una gran cadena de valor en donde conviven disc jockey, barman, iluminadores, profesionales del marketing, abogados y contadores. "Hay empresas que no pudieron resistir esos costos y ya quedaron en el camino. Los que quedan, están endeudados. Cuando empiece a funcionar todo y vengan a golpear la puerta por alquileres, servicios o sueldos adeudados se va a hacer difícil mantener el nivel de flotación sin una ayuda. Tenemos márgenes muy finos desde hace mucho, imaginate con esta situación", alerta el dueño de Mute.

En cuanto a la forma de como se está reconvirtiendo el negocio en el ¨mientras tanto¨, Gambini es terminante. "Honestamente, el streaming es sólo una propina. No se puede reconvertir esta industria como pasó con otras. La gente necesita el ocio, quiere salir y estar en el lugar para tener contacto con el evento. Es muy complejo reemplazar eso. Sí puede haber medidas paliativas para acompañar al cliente y fidelizarlo, para que no se muera la marca que tanto costó crear. Pero nada reemplaza un normal funcionamiento de la actividad. Hoy lo que más preocupa es la incertidumbre y no saber hasta cuando dura esto. La industria viene golpeada desde hace dos o tres años y esto la terminó de poner en jaque".

Más notas de

Gustavo Grimaldi

Herederos del creador de los colchones Piero reflotan el desarrollo de un barrio de lujo

Todavía falta un alto porcentaje de la urbanización por desarrollar

Carrefour busca cien pymes proveedoras en todo el país

Delpack vende su puré de papa en los Carrefour de Brasil

Los fabricantes de sidra buscan romper con la estacionalidad del producto

Los fabricantes de sidra buscan romper con la estacionalidad del producto

Balnearios y paradores de la Costa Atlántica proyectan una ocupación plena para enero

El balneario Rada Beach de Pinamar tiene casi todo alquilado para enero

Empresa de Dubai compra a una startup local de viajes compartidos

Alejo Miragaya y Alejandro Taubas, creadores de ViaPool

Los dueños de Sodimac adquieren un área petrolera y gasífera en Vaca Muerta

Medanito está reestructurando sus compromisos financieros

Laboratorio mexicano busca asociarse con emprendedores locales

La compañía mexicana tiene presencia en 18 países

Invertir en Miami: por mejores rentas, los argentinos buscan más casas que departamentos

En las afueras de Miami se encuentran muy buenas oportunidades de inversión

Empresa de bebidas creada por un argentino compra una compañía en EE.UU.

Carlos Sluman (centro): el emprendedor argentino que se expande en Estados Unidos

Las populares ojotas brasileñas Havaianas empiezan a producirse en Argentina

Para el proyecto de Havaianas se incorporaron sesenta personas