La petrolera china Sinopec revirtió su decisión de abandonar la Argentina, y retomará los trabajos que había comenzado en el área del Golfo San Jorge, en la provincia Santa Cruz, para lo cual busca un socio.

"YPF y Pluspetrol son serios candidatos", aseguró a la agencia Télam una fuente cercana a la negociación, quien dio por concluida la posibilidad de salida de la petrolera y la venta de sus activos argentinos a Vista Oli & Gas, la compañía fundada por el ex presidente de YPF, Miguel Galuccio.

El barril de petróleo se mantendrá elevado durante todo 2018, entre u$s70 y u$s80

Al respecto, la fuente explicó que "la oferta de Vista era de u$s450 millones, una cifra inexplicable para el gobierno chino que pagó hace siete años u$s2.600 millones por estos mismos activos".

Indicó que "el gobierno chino pide que se justifique semejante pérdida", y subrayó que "como nadie puede explicar tamaña diferencia, y además el precio del barril de petróleo crudo está en alza sostenida, ya no hay motivo para irse".

Esta fuente remarcó que "las estimaciones de varios analistas es que el barril de petróleo se mantendrá elevado durante todo 2018, entre u$s70 y u$s80, y que es una tendencia que llegó para quedarse".

En consecuencia señaló que "con las nuevas condiciones, la idea es reflotar el proyecto original de buscar un socio, no de vender".

Precisó que Sinopec buscará "ofrecer una participación del 50% en los proyectos de desarrollo de la formación 129, la Vaca Muerta del Golfo San Jorge".

Justamente Galuccio anunció en 2014 cuando presidía la petrolera, que YPF había descubierto la existencia de hidrocarburos no convencionales en el Gofo San Jorge.

La misma fuente también destacó que otra cuestión llevó a la petrolera a repensar sus planes en Argentina fue que "en 2017, en la provincia de Santa Cruz hubo una sustancial mejora de las condiciones laborales".

Al respecto precisó que "hubo elecciones en el gremio, en las cuales ganó una facción más dialoguista que beligerante, y se produjo una mejora en la relación con la empresa".

Como en febrero se celebra el Año Nuevo Chino, "está todo parado" en ése país, subrayó la fuente, que estimó que "para marzo se concretará el ingreso del nuevo socio".

Desembarco

En 2010, cuando Sinopec compró los activos argentinos, China -el segundo consumidor mundial de crudo- buscaba recursos naturales para alimentar su despegue económico.

Sin embargo, el empeoramiento de las condiciones de la economía y "problemas de estabilidad social" afectaron a la operación desde entonces.

No obstante, las cosas parecen que han vuelto a cambiar y la empresa asiática decidió volver a apostar por el mercado local.