La producción de acero crudo cayó 29% en junio en forma interanual en América Latina y 3,6% respecto de mayo, y la región fue una de las más afectadas en el mundo por el impacto del coronavirus.

De acuerdo con estadísticas informadas por la Asociación Latinoamericana del Acero (Alacero), en junio la producción regional de acero crudo sumó 3,6 millones de toneladas.

"Se observa una lenta recuperación, pero con un camino largo por delante", indicó la entidad.

El total de la producción en junio fue 29% menor que en el mismo mes de 2019 (5,1 millones de toneladas).

La producción mundial de junio, por su parte, disminuyó 0,3% con relación a mayo y 6,9% en comparación con junio de 2019.

China registró una caída del 0,8% con respecto a mayo, pero experimentó un aumento del 4,5% en relación con la producción de junio de 2019.

En América Latina, el acumulado del semestre en la producción fue de 25,7 millones de toneladas, 19% menor que el mismo período de 2019 (31,8 millones).

En comparación, el acumulado global disminuyó 5,4% en el semestre, que fue atenuado por el crecimiento de China del 2,2 por ciento.

El consumo latinoamericano mejoró en mayo (3,9 millones), reflejando una recuperación del 6% con relación a abril.

A pesar de encontrarse 27% por debajo de mayo de 2019, hubo mejora en las exportaciones con relación a las importaciones, lo cual ayudó a reducir el déficit de la balanza comercial.

El consumo creció cuando se lo compara con abril, que había sido muy bajo.

El acumulado para el consumo entre enero y mayo alcanzó un déficit de 3,6 millones, 13% por debajo del mismo período de 2019.

La mayor recuperación del consumo en mayo se registró en Brasil, donde creció 20% en comparación con abril, aunque registró una caída del 25% con relación al mismo mes de 2019 y una disminución del 13% en el acumulado del semestre.

La menor recuperación en mayo tuvo lugar en México, donde el consumo cayó un 14% en comparación con abril, un 23% en comparación con mayo de 2019 y un 9% en el acumulado durante el periodo enero-mayo.

"La baja demanda es un reflejo de las condiciones económicas tan severas que la región ha experimentado. En este contexto, vemos retos y oportunidades para América Latina, como la posible sustitución de productos chinos en el mercado de Estados Unidos dado el conflicto comercial entre las dos potencias", dijo Francisco Leal, director General de Alacero.

En cuanto, mencionó la necesidad de "continuar combatiendo las importaciones desleales, particularmente de China, y seguir buscando, junto a los gobiernos, mecanismos de apoyo para fortalecer la demanda doméstica de acero".

En el 2020, la economía mundial experimentará el peor PIB desde el período de posguerra y esta perspectiva no favorece a las economías de la región, según Alacero.

América Latina continúa siendo afectada por la pandemia del Covid-19, y registra poco más de una cuarta parte de los casos y muertes del mundo.