En los últimos días, Estados Unidos sufrió varios episodios de vandalismo en medio de las movilizaciones por la muerte de George Floyd y contra el racismo, que provocaron incidentes en varias Ciudades. 

Apple fue una de las tiendas afectadas por los saqueos que realizaron en varias tiendas. Al enterarse que habían perdido una importante cantidad de mercadería, decidieron habilitar todos los iPhone robados permitiendo que las personas usen los aparatos unos días. 

Tiempos más tarde, la compañía junto la información necesario y adjunto la geolocalización para mandar los archivos a la policía. Acto seguido, todos los celulares fueron bloqueados.

The New York Post comentó que todos los dispositivos robados estarán emitiendo un mensaje por estas horas donde se le informará a la persona que está siendo rastreada. Acto seguido, se bloqueara su uso y aparecerá una notificación que avisa que el dispositivo fue deshabilitado, y le solicita al usuario devolverlo al local de donde fue saqueado.

La estrategia que utilizó Apple para que el vandalismo no quede impune, se visibilizó en las redes sociales.