La fábrica de llantas de autos Mefro Wheels paralizó su producción y suspendió a todos sus trabajadores debido a la falta de demanda en el mercado interno, por lo que corren riesgo unos 102 empleos.

Tras la apertura de las importaciones, las terminales que construyen y ensamblan vehículos cero kilómetro en el país decidieron traer el 100% de las llantas de afuera, lo que afectó a Mefro Wheels.

La planta había cerrado en febrero de 2017 y logró reabrir sus puertas en septiembre, con sólo 22 de los 102 trabajadores, por lo que 80 aún estaba aguardando su reincorporación; pero ahora volvieron los problemas.

La única planta de llantas del país, ubicada en Rosario, pidió ayuda al Gobierno nacional para que medie con las automotrices, con el objetivo de fabricarles las llantas.

El delegado de la planta, Miguel Valentino, explicó que "hay una diferencia de precios entre la rueda que viene de afuera y la que se produce acá, que es un poco más cara. Entonces las terminales no compran".

Esta fábrica, la única en su tipo en la Argentina, necesita vender 10.000 llantas mensuales pero hoy apenas hace 700 porque no tiene clientes.