El laboratorio argentino Richmond, que consiguió un acuerdo para producir la vacuna rusa Sputnik V, ya fabricó 21 mil dosis de prueba del fármaco y las envió a Rusia para que analice su calidad y así comenzar en junio con su desarrollo de forma masiva en Argentina, en caso "de ser positivo el proceso". El presidente de la empresa, Marcelo Figueras, viajó al país para concretar las negociaciones.

La noticia fue confirmada en el sitio oficial de la Sputnik V, del Instituto Gamaleya, que compartió un video exclusivo de "la producción del primer lote de la vacuna rusa Sputnik V contra el coronavirus en Argentina".

Los trabajadores del laboratorio Richmond que fabricaron el primer lote de la vacuna en Argentina

"Argentina se ha convertido en el primer país de América Latina en iniciar la producción de Sputnik V. El Fondo Ruso de Inversión Directa y sus socios facilitaron la transferencia de tecnología a Laboratorios Richmond. El primer lote se enviará al Centro Gamaleya para el control de calidad. La producción a gran escala de la vacuna debe comenzar en junio", indicaron.

Los desarrolladores del fármaco ruso indicaron que "la Sputnik V producido en Argentina podría exportarse a países de América Central y América Latina en una etapa posterior".

La empresa farmacéutica  informó formalmente a la Bolsa de Comercio de Buenos Aires y a la Comisión Nacional de Valores (CNV) que fabricó y envió a Rusia 21.176 dosis de la vacuna Sputnik V fabricada en Argentina para que el Instituto Gamaleya las analice y apruebe su calidad, y así comenzar su producción masiva de forma local en una de sus plantas ubicadas en el partido de Malvinas Argentinas, en la provincia de Buenos Aires.

"Estos lotes están siendo enviados al Gamaleya Center para su evaluación, mientras que otros ensayos son realizados en paralelo en nuestros laboratorios", dice la nota enviada a la CNV a la que accedió La Nación.

La producción del primer lote de vacunas fabricadas Sputnik V fabricadas en Argentina se mantuvo en secreto, pero varios funcionarios ya sabían de la situación. La semana pasada, algunos visitaron la planta bonaerense, entre ellos el ministro de Salud de Axel Kicillof, Daniel Gollán, y el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, consignó Infobae. Carla Vizzotti, ministra de Salud, y Cecilia Nicolini, asesora presidencial, también visitaron el lugar.

Sergio Massa junto a Marcelo Figueras en la planta de Richmond. Foto: Infobae
Cecilia Nicolini, Carla Vizzotti y Marcelo Figueras

El 25 de febrero se firmó un memorándum de entendimiento entre el Fondo Ruso y el laboratorio argentino para fabricar la vacuna en el país, algo único en Latinoamérica para este fármaco. Sin embargo, aún necesitaba el aval oficial del gobierno argentino y ruso, en especial para permitir que la fórmula, propiedad intelectual del Instituto Gamaleya, sea compartido con un laboratorio de Argentina y se comience a producir fuera de su país de origen.

Para acelerar el proceso de las negociaciones, el ministro de Economía, Martín Guzmán, había viajado a Moscú el viernes, en forma sorpresiva. De esa forma, completó su gira por Europa, junto con la asesora presidencial Cecilia Nicolini y el representante argentino ante el FMI, Sergio Chodos. Los resultados, como se ve, fueron positivos.

¿Cuándo comienza la fabricación de la vacuna en Argentina?

En un comunicado, Richmond afirmó que los primeros lotes de vacunas "serán enviados al Instituto Gamaleya para las pruebas de calificación de calidad", y estiman que "de ser positivo el proceso, la producción a escala comenzaría en junio de 2021".

La semana pasada el Laboratorio Richmond en Argentina realizó la formulación (envasado) de la sustancia activa en los viales del componente 1 y componente 2 de la vacuna Sputnik V. Esos lotes están en camino al Instituto Gamaleya para su control de calidad.

Si ese control de calidad supervisado por el Instituto Gamaleya diera bien, se comenzaría a avanzar con todos los siguientes pasos, que son muy complejos y desafiantes para importar a Argentina el antígeno y escalar el formulado para acelerar la velocidad con que nuestro país cuente con dosis de Sputnik V.

A pesar de que el Instituto Gamaleya y el laboratorio Richmond anunciaron que la fabricación comenzará en junio en caso de que las muestras enviadas se aprueben, fuentes del Gobierno aclararon que en cuanto a plazos para contar con la vacuna Sputnik V en Argentina, hay que ser muy prudentes, porque es un proceso biológico que puede tener demoras y algunas dificultades hasta alcanzar los niveles óptimos.

La posibilidad de poder completar el proceso de producción en Argentina a partir del antígeno, que es la sustancia activa que fabrica el Instituto Gamaleya, y producir lo que se llama formulación o envasado con las dosis es algo que aceleraría el proceso de contar con la vacuna terminada en tiempo y forma en nuestro país, siendo parte de la cadena de producción y también por supuesto dando la oportunidad de acelerar y favorecer el acceso de la vacuna Sputnik V a Latinoamérica.

Qué dijo Alberto Fernández

El presidente Alberto Fernández manifestó su alegría ante esta noticia: "Estamos muy entusiasmados con la posibilidad de producir Sputnik V en Argentina, una vacuna con la que ya estamos protegiendo a gran parte de nuestra población con excelentes resultados. Será una gran oportunidad para avanzar en la lucha contra la pandemia no solo en Argentina, sino también en América Latina".

Kirill Dmitriev, director ejecutivo del Fondo de Inversión Directa de Rusia, dijo: "Argentina fue el primer país de América Latina en aprobar el Sputnik V y comenzar a usarlo para vacunar a la población. Hoy nos complace anunciar que Argentina se ha convertido en el primer país de la región en lanzar la producción de Sputnik V gracias a la alianza entre Fondo Ruso y Laboratorios Richmond. Sputnik V está aprobado en más de 10 países de América Latina y Centroamérica y la producción en Argentina ayudará a facilitar las entregas a otros socios de la región".

Marcelo Figueiras, presidente de laboratorios Richmond, aseguró que la empresa "se enorgullece de contar con el apoyo del Fondo Ruso de Inversión Directa" que se basó en su "plataforma científica y técnica para producir la vacuna Sputnik V en Argentina". "Celebramos este reconocimiento que premiaremos con trabajo, compromiso y profesionalismo, para facilitar la disponibilidad de la vacuna en el menor tiempo posible para Argentina y toda la región latinoamericana", agregó desde Rusia.

Fondos para la vacuna rusa en Argentina

El miércoles pasado se dio a conocer que el laboratorio Richmond presentó su Proyecto Vacuna de Inmunización para el Desarrollo Argentino (VIDA), que consta de un fideicomiso financiero que se colocará a fin de mayo y que se destinará a la construcción de una nueva planta de productos biotecnológicos que demandará una inversión de 70 millones de dólares.

Para ello, se realizó un acto de presentación, donde participaron las autoridades del laboratorio, la Comisión Nacional de Valores ( CNV) y el Banco de Valores, que será el fiduciario del instrumento. El domingo, Figueras viajó a Moscú para reunirse durante la semana con técnicos y funcionarios rusos sobre la transferencia de tecnología que haga posible la fabricación de la vacuna, y supervisar las pruebas sobre las dosis que enviaron desde Argentina.

"Para Laboratorios Richmond representa un hito y un desafío industrial, científico y sanitario de proporciones. Pero fiel a sus valores empresarios honrará con responsabilidad la concreción de esta iniciativa que para muchos parecía imposible, acercándonos a un país donde la salud no sea un privilegio de pocos, sino un derecho de todos", celebró la farmacéutica en un comunicado, al agradecer la confianza del Fondo Ruso.

Ventajas de la Sputnik V frente a otras vacunas

El sitio oficial de la vacuna rusa indicó que la eficacia del Sputnik V es del 97,6% según el análisis de los datos sobre la tasa de infección por coronavirus entre los vacunados en Rusia con ambos componentes del Sputnik V desde el 5 de diciembre de 2020 al 31 de marzo de 2021.

La vacuna Sputnik V se basa en una plataforma probada y bien estudiada de vectores adenovirales humanos, que causan el resfriado común y han existido durante miles de años.

Sputnik V utiliza dos vectores diferentes para las dos inyecciones en un curso de vacunación, lo que proporciona inmunidad con una duración más prolongada que las vacunas que utilizan el mismo mecanismo de administración para ambas inyecciones.

La seguridad, la eficacia y la ausencia de efectos negativos a largo plazo de las vacunas adenovirales han sido probadas por más de 250 estudios clínicos durante dos décadas. No hay alergias fuertes causadas por Sputnik V.

La temperatura de almacenamiento de Sputnik V a + 2 + 8 C significa que se puede almacenar en un refrigerador convencional sin necesidad de invertir en infraestructura adicional de cadena de frío.

El precio de Sputnik V es de menos de 10 dólares por inyección, lo que lo hace asequible en todo el mundo.