Laboratorios Elea, propiedad de las familias Sielecki, Gold y Sigman, tomó el control de su colega Phoenix, que hasta ahora estaba en manos del grupo británico GSK. Phoenix cuenta actualmente con un plantel de más de 500 empleados efectivos.

Si bien no trascendió el monto de la operación, en el mercado se recuerda que hace siete años para comprar Phoenix justamente a la familia Sielecki que era su propietaria, GSK había invertido más de u$s250 millones. Sin embargo, la nueva operación sería por una cifra inferior.

El plan es continuar con la marca Phoenix en el mercado interno y externo. Para ello se llevará a cabo un ambicioso programa de inversiones que abarca desde la remodelación de la planta de fabricación, con tecnologías de última generación, como así también la ampliación de la misma, incluyendo nuevas formas farmacéuticas, depósitos y oficinas. El departamento de investigación y desarrollo será una parte clave en esta nueva etapa, permitiendo la introducción de nuevos medicamentos.

La venta incluye la planta de producción en Villa de Mayo, las ofi cinas comerciales y laboratorios de calidad e investigación y desarrollo ubicados en Buenos Aires, así como la cartera de productos de Phoenix, entre ellos el popular Pervinox.