A las aerolíneas de América latina les tomará 5,9 años registrar los mismos niveles de tráfico vistos antes de la pandemia de Covid-19, con lo que este mercado sería el que más tarde en recuperarse en todo el mundo, por detrás de otras regiones como África y Asia Pacífico, indica un estudio de la consultora ICF.

Aunque la región cuenta con fortalezas como grandes mercados domésticos y una movilidad que favorece a la industria aérea, al haber pocas alternativas en viajes de largas distancias, también existía un entorno económico debilitado antes del coronavirus, lo que se suma a que las compañías aéreas no han tenido apoyos gubernamentales, y que varias tienen estados financieros débiles.

El estudio segmenta en tres fases la recuperación de la industria. La primera fase, de cuarentena, podría durar hasta tres meses con sólo operaciones esenciales, como de cargo y repatriación, mientras que una fase de pre-recuperación, que tomará de seis a 18 meses, tendrá medidas de distanciamiento social y un amplio temor de las personas por viajar.

La tercera fase, de recuperación, tomará varios años y dependerá de dos factores: la profundidad de la recesión económica, así como la salud de las aerolíneas que sobrevivan a la crisis, dos rubros en donde América Latina es vulnerable.

"Creemos que (el tráfico) Estados Unidos-Latinoamérica se recuperaría más rápido que, por ejemplo, el doméstico en Brasil, Colombia o México, sobre todo considerando la probabilidad de bancarrotas de aerolíneas en cada uno de estos países", señala Carlos Ozores, consultor de aviación de ICF.

A nivel mundial, el estudio prevé que la industria se recupere en 4,1 años, una estimación más pesimista que otros estudios como el recientemente publicado por la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA, por su sigla en inglés), que espera una recuperación a partir de 2023.

Sin embargo, ambas estimaciones prevén una recuperación más lenta en el mercado internacional, de 5,4 años según ICF, y por lo menos hasta 2024, de acuerdo con IATA.