Las aerolíneas latinoamericanas generarán una ganancia neta de u$s900 millones en el 2018, frente a los u$s700 millones del 2017, y se espera que la demanda de pasajeros crezca 8% el año próximo, de acuerdo con las previsiones de la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA).

El informe señala que la región se aproxima al 2018 con el impulso proporcionado por la recuperación moderada de la economía brasileña, un crecimiento razonable en México y un dólar más débil en el último año.

A nivel global, IATA prevé un beneficio neto de la industria de u$s38.400 millones en 2018, superior a los u$s34.500 millones de beneficio neto con lo que cerrará 2017.

Estas previsiones se basan en que por un lado el margen operativo cae ligeramente y se sitúa en 8,1%, por debajo del 8,3% registrado en 2017; a su vez, mejora el margen neto hasta el 4,7%, frente al 4,6% de 2017.

Por otra parte, los ingresos totales de la industria de aerolíneas aumentarán hasta los u$s824.000 millones, un 9,4% más respecto de los u$s754.000 millones de 2017.

El número de pasajeros, en tanto, aumentará a 4.300 millones, con lo que se incrementará en un 6% respecto de los 4.100 millones de pasajeros de 2017, y la carga transportada aumentará a 62.500 millones de toneladas, 4,5% más que en 2017.

Se prevé además un crecimiento más lento para el mercado de pasajeros, del 6% para el 2018 contra el 7,5% con que cerrará este año; y otro tanto ocurre con el transporte de carga, con un incremento previsto del 4,5% en 2018, mientras que el del 2017 será de 9,3 por ciento.

El beneficio neto medio por pasajero y por viaje será de u$s8,90, levemente superior a los u$s8,45 registrados en 2017, sustentado este crecimiento en una demanda robusta, la eficiencia y el menor pago de intereses que logran mejoran la rentabilidad neta en 2018, a pesar del aumento de los costos.

Por cuarto año consecutivo, en 2018 la industria de aerolíneas obtendrá unas ganancias sostenibles, con un retorno sobre el capital invertido de 9,4%, superior al costo medio del capital, estimado en un 7,4 por ciento.

"La industria global del transporte aéreo atraviesa un buen momento. Vuelan más personas que nunca. La demanda de carga aérea alcanza su nivel más alto de la última década. El empleo crece y se abren nuevas rutas", dijo Alexandre de Juniac, consejero delegado de la IATA.

Además, se espera que el precio promedio del petróleo si sitúe en u$s60 por barril de Brent en 2018 (subirá 10,7% respecto de u$s54,2 el barril en 2017), y el precio del combustible para aviones crecerá a un ritmo aún más rápido: u$s73,8 por barril (sube 12,5% respecto de los u$s65,6 por barril en 2017), estimándose que la factura de combustible represente el 20,5% de los costos totales en 2018.