Si bien el consumo de medios crece con la cuarentena, no pasa lo mismo con las pautas publicitarias. Las agencias de publicidad que dan trabajo a 15.000 profesionales pudieron pagar los sueldos de marzo y gracias a la ayuda del Gobierno saldarán abril. Un 40% había pedido alguna asistencia y 25% pidió préstamos.

Las agencias están cerradas desde el arranque de la cuarentena pero sus empleados hacen home office. Germán Yunes, presidente de la Asociación Argentina de Agencias de Publicidad (AAAP) contó a BAE Negocios: "El sector está afectado, el nivel de actividad es dispar, cayó mucho. Pudimos pagar los sueldos de marzo, pero muchos tuvieron que recurrir a la financiación del sector público y privado. Un 40% de las agencias se inscribió para recibir Repro y un 25% ya tuvo que pedir préstamos".

La vía pública y la publicidad indoor que está dentro de shoppings y aeropuertos son las dos áreas más impactadas por la falta de circulación de gente.

Yunes analiza cómo vive el sector la cuarentena: "Si bien el consumo de medios creció y la gente está ávida de información, las campañas publicitarias bajaron. Aunque ninguna marca pueda dejar de comunicar en este momento, se han bajado campañas. La publicidad permite que la gente siga consumiendo medios, tanto noticias y entretenimiento. Si cae la publicidad, cómo se van a sostener los medios?".

Cuenta experiencias de España en esta pandemia y sugiere que podrían replicarse en Argentina: "El Gobierno español hizo actividades para reducir o dar algún beneficio en el impuesto a las ganancias a las empresas que mantengan sus actividad económica o sigan haciendo comunicación".

Antes del anuncio de la ayuda del Gobierno el panorama era muy complicado: "El 80% del gasto de una agencia son salarios. Ya estábamos pidiendo ayuda para abril, créditos o beneficios de cargas sociales y aportes. No estamos en ningún tipo de conversación para pedir rebaja de sueldos".

Yunes agregó que "lograr una reducción de una jornada laboral acá no es tan fácil. Quizás se analice pedir una reducción pero lo acordará cada agencia con sus empleados. La prioridad es mantener a la gente, necesitamos conservar los equipos. En agencias más chicas hay directivos que ya se han bajado los sueldos para poder seguir cumpliendo con los compromisos con los empleados".

"La industria está preocupada, no sabemos cómo mantener la estructura de costos de acá a fin de año. Hay clientes que están analizando bajar campañas a fin de año y nos preocupa", señaló el presidente de la Asociación Argentina de Agencias de Publicidad.

Más notas de

Graciela Moreno

Volvió la Bidú Cola, busca distribuidores y ya se vende en 12 provincias

Vuelve la Bidú, la primera gaseosa cola de Argentina. Con la imagen de Lionel Messi y Neymar

Volvo llega a un shopping con autos de 100.000 dólares, invita un test drive y patisserie de Damián Betular

Concept Store Volvo para seducir a compradores

Makro abre locales con foco en la venta minorista, no sólo mayorista

Pedro José Balestrini Leal confirma las inversiones del grupo holandés en el país

La increíble historia de las tierras ancestrales que REMAX quiso vender en la Quebrada de Humahuaca

La movilización de las comunidades originarias en reclamo de las tierras

Dos hoteles de lujo se convierten en un "shopping" dos días a la semana

El glamoroso Alvear Palace Hotel renovó muebles en pandemia, vende todo lo que no usará

Reabre el bar Los Laureles de Barracas, el último bastión del arrabal porteño

Vuelven las noches tangueras al barrio porteño de Barracas

Llegó Sbarro: ¿Cuánto cuesta comer una pizza XXL de pepperoni?

Llegó la pizza neoyorquina de pepperoni a la Argentina

El dueño de Manaos habló de los enfrentamientos con los movimientos campesinos de Santiago del Estero

Orlando Canido habló de Manaos, el impuesto a la riqueza y sus conflictos con el Mocase.

Santista Argentina invierte 16 millones de dólares, vendió el 45% de sus acciones al industrial Carlos Muia

La planta de Santista suma la última tecnología en medio de la pandemia

Cerró el bar La Paz, repleto de historias de bohemios e intelectuales

Adiós al bar La Paz