Europa, que por lo general va a la zaga de Estados Unidos en fusiones y adquisiciones (M&A), se ha convertido en el mercado más dinámico para acuerdos este año.

Un escenario económico más estable y una creciente confianza en Europa ha impulsado la actividad y el cierre de negocios en la región, mientras que en Estados Unidos la batalla no resuelta por reducir las tasas de impuesto corporativo, así como una menor cantidad de operaciones importantes, han contribuido a menores volúmenes. Los compradores han anunciado adquisiciones por u$s680.000 millones en empresas europeas en 2017, un alza del 23% respecto al total del año pasado, según datos compilados por Bloomberg.

Este año está terminando en un buen momento tanto para los compradores, como para sus objetivos europeos. Atos presentó una oferta no solicitada por u$s5.100 millones por Gemalto. Apenas horas después, Unibail-Rodamco reveló su compra de la australiana Westfield por casi u$s16.000 millones.

En contraste, el valor de los acuerdos anunciados en Norteamérica ha caído casi 30%, su menor nivel desde 2013; y Asia está bastante estable en u$s626.000 millones.

Si bien Norteamérica aún representa 44% de los volúmenes mundiales de M&A, esto es casi un décimo menos desde el nivel registrado en el mismo período del año pasado y la menor proporción desde 2010. Europa, mientras tanto, está en su mayor nivel en seis años, contribuyendo un 27 por ciento del total de los negocios.