En los últimos nueve años se incrementó la presencia de las empresas de consumo. La porción de multilatinas orientadas a ese sector y los servicios ha crecido desde el 31% al 44 por ciento. En cambio, el número de empresas productoras cayó de 12 a 7, principalmente a la desaceleración en los precios de las materias primas.

La media de la rentabilidad total del accionista (TSR, por sus siglas en inglés) de las multilatinas se incrementó un 12% cada año desde 2000 a 2016, superando ampliamente el TSR promedio de 8% de las compañías globales en el índice de Mercados Emergentes MSCI.

Por su parte, el empleo de las multilatinas se expandió un 2,6% desde 2013 a 2016, más arriba de la media regional de creación de empleo para el mismo período que solo fue de 0,3% por año.

"La capacidad de las multilatinas para superar los desafíos económicos de la región, lograr el cambio y capturar nuevas oportunidades de crecimiento muestra que un sector privado resiliente es uno de los activos más valiosos de América Latina en los próximos años", explica Jorge Becerra, socio principal y director general de BCG, y uno de los coautores del reporte.