La presidenta de la Administración Nacional de la Aviación Civil (ANAC), Paola Tamburelli, aseguró que con la reanudación de los vuelos comerciales "cualquier argentino puede salir del país", pero aclaró que "debe comprometerse a manejarse por sus medios" porque no van a ir a buscarlo.

Con relación al aeropuerto de El Palomar, la titular de ANAC ratificó que esa estación seguirá operando, y las empresas low cost -Flybondi y Jetsmart- que allí prestan servicios, dijo, "están convocadas para que nos presenten las programaciones de los vuelos". En las últimas horas, el abogado de los vecinos, Lucas Marisi, aseguró que elevará un nuevo pedido a la Justicia para clausurar la terminal.

La funcionaria destacó que "ya es un hecho que se levantan las restricciones para volar", luego de siete meses sin operar, por las medidas de aislamiento. "El único paso adicional será que se tendrá que notificar a las provincias para que autoricen los vuelos" a sus territorios, explicó Tamburelli, en declaraciones radiales.

Además, indicó que las personas que decidan viajar "no van a poder ingresar a los aeropuertos acompañados, o tomar un café. Los controles se harán a través del código QR que tiene cada trabajador esencial. Y la antelación con la que hay que llegar a cada aeropuerto, la va a dar cada empresa, dependiendo del destino al que se viaje".

En rigor, el nuevo escenario será bastante similar al registrado hasta el momento y, tal como ocurría con los vuelos especiales, ahora sólo podrán viajar trabajadores esenciales o pasajeros que deban trasladarse por razones de salud, junto con sus acompañantes si fuera necesario.

Los turistas tendrán que esperar, por lo menos, hasta el 1° de diciembre, si la situación epidemiológica lo permite. Incluso, el plan PreViaje impulsado por el Gobierno incentiva al público a comprar ahora los servicios turísticos -con un subsidio del 50%- para recorrer el país recién a partir de 2021.

En cuanto a los viajes al exterior, se intentará avanzar de acá a fin de año, aunque aquí también depende de los protocolos que exija el país receptor.