Los precios de las marcas locales de televisores se vuelven cada vez más competitivos.

Según datos de la consultora GfK, el gasto promedio en TV, medido en dólares, era 33% más bajo en Chile que acá el año pasado, y este año pasó al 25,8 por ciento. Aún así, con u$s543 por equipo, los argentinos gastan más que los brasileños (u$s529), los colombianos (u$s429), los peruanos (u$s426) y los chilenos (u$s403).

La demanda de equipos grandes es tal que las segundas marcas producen productos más accesibles pero de mayor tamaño. Hoy el promedio de precios minorista de un televisor es de $11.000.

Las promociones también influyen a la hora de la compra, sobre todo aquellas que tienen un impacto directo en el precio del equipo.

En cuanto a las nuevas tecnologías la novedad para el Mundial de Rusia fue la llegada de los televisores de UHD o 4K. Este upgrade en resolución ya apareció en 2017 y ganó un 82% de mercado sobre el 2016 sumando versiones Smart y LED.

Otro de los saltos tecnológicos que acompañan este recambio es el paso de No Smart al Smart TV.