Mientras dure la cuarentena obligatoria, las empresas prestadoras de cable e Internet dejarán de estar obligadas a enviar cuadrillas para que trabajen dentro del domicilio de los clientes ante el pedido de reparaciones o atención particular, según lo estableció hoy el Ente Nacional de Comunicaciones ( Enacom).

Mediante la resolución 303, la entidad estatal estableció que las empresas del sector deben "implementar un sistema electrónico de atención comercial y de reclamos de emergencia" para garantizar la atención a los usuarios, dado que las oficinas físicas están cerradas.

Así, las empresas deberán cumplir sus "deberes legales, reglamentarios y contractuales en cuanto a la prestación efectiva de los servicios frente a clientes y usuarios, para los casos que tales impliquen desatender las recomendaciones específicas para los trabajadores del sector de telecomunicaciones" dispuestas por la Superintendencia de Riesgos de Trabajo (SRT).

Ese organismo aprobó para esta coyuntura de aislamiento social preventivo y obligatorio, que las cuadrillas de trabajadores de reparaciones no ingresen a los domicilios de los clientes, para reducir las posibilidades de transmisión de coronavirus.

También recomendó reducir las cuadrillas a trabajadores individuales, atento a que el buen funcionamiento de las telecomunicaciones resulta esencial en la situación actual, tanto para la educación a distancia, como para el teletrabajo y también para el entretenimiento.

La resolución firmada por el titular del Enacom, Claudio Ambrosini, se dictó "ad referéndum" del directorio del organismo.