El presidente de la Reserva Federal estadounidense (Fed), Jerome Powell, reconoció hoy que la imposición de aranceles a las importaciones de acero y aluminio por parte de la administración de Donald Trump se convirtió en una preocupación para los líderes empresariales de ese país.

"La imposición de tarifas no ha afectado a nuestras perspectivas, pero varios participantes en la reunión han dicho que los líderes empresariales consideran que la política comercial se ha convertido en una preocupación de futuro", comentó Powell, tras su primera reunión sobre política monetaria al frente de la Fed, según EFE.

Trump firmó a principios de marzo formalmente la imposición de gravámenes de 25% a las importaciones de acero y 10% para las de aluminio, que entrarán en vigor este viernes y de los que quedan exentos por el momento México y Canadá.

Powell reconoció que la cuestión de las tarifas impuestas por Trump fue debatida a lo largo de la reunión de política monetaria, aunque descartó que se haya trasladado de alguna manera a las proyecciones de crecimiento actuales.