Las ventas de vehículos híbridos y eléctricos crecieron en los primeros ochos meses 133% interanual al alcanzar las 3.760 unidades comercializadas.

Según la Asociación de Concesionarios de Automotores de Argentina (Acara), el promedio mensual de ventas ya supera las 470 unidades, "habiendo alcanzado un máximo histórico en agosto, cuando se vendieron 589 autos".

Si comparamos los promedios mensuales de los últimos tres años, vemos que el de 2021 es 2,6 veces el registrado en 2019 y casi 1,4 veces el de 2020", destacó el informe.

"Este incipiente mercado, para el que aún falta mucho desarrollo de infraestructura y confianza de los consumidores, es fuertemente influenciado, no solo por las mejoras en la tecnología sino principalmente por la regulación que impacta en el Costo Total de Propiedad (CTP)".

En este sentido, explicaron que "el precio de venta final depende de la regulación que establece el arancel que pagan al importarse y el CTP varía significativamente en aquellas jurisdicciones donde gozan de preferencias impositivas".

Por caso, en la Ciudad de Buenos Aires los vehículos eléctricos e híbridos están exentos del pago del impuesto automotor (patente), mientras que en Mendoza tienen una reducción del 50% sobre el mismo tributo y en San Luis del 75 por ciento.

En este sentido, el Gobierno nacional prorrogó la vigencia de la reducción o eliminación de aranceles e impuestos para la importación de autos eléctricos o híbridos.

A través del decreto 617/2021 fijó en 4.500 el límite máximo de unidades que podrán importarse durante el período de extensión de la medida.

Panorama regional

 

En el marco de la Semana de la Movilidad Sustentable, Diego Delfino, especialista en energía eléctrica, comentó que "el parque automotor eléctrico de Argentina aún es reducido, también lo es la presencia de colectivos eléctricos y, según datos de Acara, en 2020 las unidades eléctricas patentadas eran solamente 2.833". En contraposición, explica que Chile cuenta con una amplia red de transporte público eléctrico junto con Colombia, donde creció exponencialmente la venta de este tipo de vehículos (no sólo para transporte sino también para particulares) y que ambos son países vanguardistas en la región en este aspecto.

En la actualidad, la implementación de vehículos eléctricos comienza a ser una alternativa a la movilidad tradicional. "En este sentido, si bien Argentina está comenzando a actuar, la agenda de movilidad sustentable es asignatura pendiente en nuestro país y aún existen impedimentos legales para la venta de electricidad para la carga de los vehículos híbridos o eléctricos que se comercializan ya que las empresas proveedoras venden energía eléctrica pero no permiten que los usuarios la comercialicen", explica Delfino.