En España, incluso dentro de un primer trimestre muy complicado por el azote invernal de la pandemia, el número de compraventas de vivienda superó a las registradas en el mismo período del 2020 con un mercado no afectado por la crisis sanitaria.

La recuperación del sector del real estate inmobiliario que aparece muy afianzada por estas horas y en la que hay importantes expectativas de crecimiento, comenzaba ya durante los primeros meses del 2021.

Así, durante los primeros tres meses de este 2021, según la estadística del Colegio de Registradores de España se vendieron 129.228 viviendas, lo que significó un aumento del 13,6% con relación a las operaciones efectuadas en el último trimestre del 2020.

De ese total de compraventas casi el 10% fueron adquiridas por extranjeros y dentro de ese ránking encabezado por británicos, marroquíes, franceses y alemanes se sumaron los argentinos con casi el 1% del total de compras de extranjeros. Se convirtió en el primer país de América latina en cantidad de operaciones.

Según la consultora Reporte Inmobiliario, durante los primeros tres meses de este año, 119 viviendas fueron compradas por argentinos, figurando por primera vez en el ránking de los registradores españoles, y configurándose como la única nacionalidad del continente americano en integrarlo.

Según distintas fuentes inmobiliarias, Madrid, Barcelona, Alicante y Málaga, aparecen como los destinos predilectos por parte de argentinos. Los operadores del real estate hispano sostienen incluso que la cifra de compradores argentinos seguirá creciendo a partir de las operaciones ya confirmadas y el crecimiento de consultas que reciben por parte de argentinos.

España parece asomar como un incipiente destino de inversión por parte de compradores locales, originado en una nueva oleada migratoria y en la búsqueda de resguardo de capital y rentabilidad.