Millones de británicos se lanzaron ayer a las calles en busca de las ofertas con descuentos de hasta el 90% en el tradicional "Boxing Day", en el que el consumo superó los 4.000 millones de libras (unos u$s5.340 millones)

Según el Centro de Investigación Minorista británico, las ventas en este día atrajeron a más de un tercio de la población del Reino Unido, con un gasto total de cerca de 4.300 millones de libras, un 12% más que en 2016 y superando también el Black Friday y el último sábado anterior a Navidad.

En Londres, a lo largo de la famosa calle de compras Oxford Street, los visitantes extranjeros se encontraron entre los que más gastaron con un promedio de más de 1.000 libras cada uno (unos 1.300 dólares)

Numerosos compradores hicieron colas durante toda la noche, esperando que abran las puertas a las 6 de la mañana en las tiendas de todo el país.

De acuerdo con una encuesta de la tarjeta Barclaycard, este año el aumento en las ventas se produjo como resultado de que muchos consumidores estaban esperando esta fecha para maximizar sus presupuestos.

Sin embargo, otra encuesta del British Retail Consortium, que consignó la cadena BBC, indicó que el 56% de los compradores piensa que las tradicionales compras durante el Boxing Day han perdido su atractivo, y varios afirman que no ven una reducción de precios "real".

Los comercios minoristas, sin embargo, estaban desesperados por hacer que la gente salga a la calle, con algunos precios reducidos hasta en un 90%, indicaron medios británicos.

El gasto del consumidor cayó por tercer mes consecutivo, según el análisis de la empresa Visa, que pronostica además que el Reino Unido verá su primera caída en el gasto general de Navidad por parte de los consumidores desde 2012.

Tiendas como Toy Store redujo los precios hasta en un 80%, mientras que los grandes almacenes como House of Fraser, Argos (tecnología) y Matalán ofrecieron descuentos de hasta el 60 por ciento.