El Mundial de Fútbol de Rusia, que terminará el próximo domingo con la final Croacia-Francia, disparó la venta de televisores en la Argentina. Durante el primer semestre de 2018 se vendieron 2,4 millones de aparatos, un 35% más que en igual período de 2017.

De acuerdo con un informe difundido por la Federación de Comercio e Industria de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (Fecoba), hubo durante el período de análisis un "incremento" de los aparatos "inteligentes", en detrimento del "televisor tradicional" .

Tal como lo adelantó BAE Negocios a principios de junio, las empresas prevén alcanzar un máximo histórico con la venta de 4 millones de televisores durante todo el año.

Según la entidad empresaria, durante el primer trimestre de 2018 se vendió más de un millón de aparatos, con un aumento superior al 20% interanual.

Pero a partir del segundo trimestre, "se logró plenamente el efecto mundialista, con un aumento del 31% respecto del primer trimestre del año, alcanzando el histórico histórico de 1.370.000 unidades", resaltó el informe.

Además, en ese segundo trimestre se registró una suba de ventas del 53% en la comparación con el mismo período del año anterior. "Con cada Copa del Mundo se alcanza una nueva marca en las ventas de televisores", destacó el presidente de Fecoba, Fabián Castillo.

El dirigente comentó que este año "las ventas fueron mucho mayores a las Mundiales anteriores, lo cual da cuenta de una mejora en la oferta local y la efectividad de las medidas para la compra en cuotas".

Sólo durante el Mundial de Sudáfrica 2010 se vendieron 1,1 millón de unidades; en un contexto más recesivo. Durante la campaña que llevó a la Selección Argentina a la final en Brasil 2014, se comercializaron 1 millón de aparatos nuevos.

De acuerdo con el documento distribuido a la prensa, el 76% del mercado de televisores en la Argentina lo acaparan cinco proveedores: Newsan -que durante el último año comercializó cerca de un millón de unidades-, Fapesa, Radio Victoria, Mirgor y BGH.

El año pasado la industria generó ventas por u$s1.500 millones y para el período vigente las empresas proyectan una facturación cercana a los u$s1.900 millones.