El sector de albergues transitorios porteños no tiene las mejores expectativas para este Día de los Enamorados. A diferencia de otros años, aseguran que habrá una baja en la ocupación del 20% comparado con el año pasado.

Si bien saben que es uno de los pocos días del año en el que crecerá la ocupación, confiesan que atraviesan épocas difíciles. José María Capello, presidente de la Federación de hoteles alojamiento por hora (FADAPH), señala: “El 2018 fue uno de los peores años, estamos muy golpeados por la caída del consumo y el aumento indiscriminado de costos fijos. No podemos trasladar a tarifas porque sería lo mismo que cerrar las puertas”.

Si bien existen 130 establecimientos en la Ciudad de Buenos Aires, los cierres no frenan. “Hace 30 años que no se abre un nuevo hotel alojamiento y hace una década que venimos con cinco cierres al año. Muchos acumulan deudas pero les es muy caro cerrar. La única salida, si esta bien ubicado, es venderlo para un emprendimiento inmobiliario, pero como se frenó la construcción, tampoco hay otra alternativa que resistir. Sino, cerrarían más”, explica Capello.

A la fuerte caída de rentabilidad, se suma que la gente consume cada vez menos en los albergues, muchos llevan su bebida. “La clase media es la más afectada, pero la clase alta que tiene los medios para ir, no tiene la cabeza libre o despreocupada. El stress nos perjudica mucho”, puntualiza el presidente de la Federación.

En territorio porteño, el Gobierno autorizó en octubre el ingreso de hasta seis personas a una habitación. Algo que no está permitido en provincia de Buenos Aires, aunque los empresarios del sector lo reclaman. Capello hace el balance desde la aplicación de esa medida: “Fue una ayuda, pero fue una gota de agua en un desierto. Igual que el Día de los Enamorados, vendrá más gente pero habrá una caída del 20%. Un día en el año no nos salva”.

Franco Sakkal, director de los hoteles Dissors, Jardines de Babilonia y Summum, no escapa a la situación del sector: “En los hoteles de más categoría no fue un gran año, pero mantuvimos la clientela aumentando sólo el 20% los precios. Jardines es el que mejor sobrevive, pero Summum que apunta a un público de menor nivel adquisitivo fue el más golpeado con una caída del 15%”.

En relación al Día de los Enamorados, el directivo explica: “Es uno de los días que estamos contentos. No viene el mismo cliente, es un visitante eventual que viene sólo para celebraciones. El resto del año viene el infiel, el que tiene una amante o tiene ese plan de pareja. No hacemos descuentos porque es el día en el que más trabajamos. Pero es un año difícil y no creo que mejore respecto del 2018”.

Si bien es un día especial, nadie ofrece una rebaja de precios. A lo sumo un upgrade en la categoría pedida y en los más selectos como el hotel General Paz, hasta las 20 horas upgrade y sushi con champaigne. Pero el detalle es que el turno de sus habitaciones va desde los $2898 la suite Junior hasta $4098, la Supreme. El hotel Dissors ubicado sobre la avenida General Paz, arranca en $1495 la suite Siccum y llega a los $2905, la suite Dissors. Jardines de Babilonia va de los $1295 la suite Kentia a los $2850 la habitación Jardines. Poca expectativa en el sector.