La llegada intempestiva del coronavirus complicó la vida de mucha gente. Algunos no pueden trabajar, otros no pueden salir por ser grupo de riesgo, o no pudieron cobrar sus sueldos y el ATP no les alcanza y los que viven del trabajo diario, se quedaron sin su ingreso. Para poder sobrevivir, agudizaron el ingenio y en un abrir y cerrar de ojos, se convirtieron en emprendedores.  Buscaron un nicho de negocio para entrar o dieron un giro a lo que hacían para poder seguir facturando.

La clave es buscar negocios que no necesiten mucha inversión, que ofrezcan productos necesarios y si no son de primera necesidad, que se relacionen con el entretenimiento. Los precios accesibles son la clave de todo. Todos los entrevistados coinciden en que la gente cuida más que nunca en qué va a invertir su dinero y señalan que el conurbano bonaerense ofrece un terreno más fértil que la Ciudad de Buenos Aires para ofrecer servicios a domicilio.

Daniel Argüelles vendía máquinas para golf desde hace 31 años. Con las canchas de golf cerradas contó a BAE Negocios como se las arregló: “El mismo 20 de marzo di un volantazo, porque sino no tenía para comer. Busqué algo para vender de consumo rápido, la gente no tiene plata. Lo único que consume es papel higiénico, lavandina, alcohol y barbijos. Pinté mi camioneta, le puse una cruz roja y comencé a vender a domicilio barbijos, alcohol en gel, alcohol étilico, alfombras sanitizantes y máscaras. Ya tengo 40 clientes fijos, me va muy bien y hasta dejo mercadería en ferreterías. Al conseguir más clientes, los precios bajan”.

Ofrece a $129 el litro de alcohol etílico al 96% de la empresa Porta, los barbijos van desde los $15 a los $79 de triple capa quirúrgico. Uno de sus clientes es una lencería que pasó de vender ropa interior a ofrecer alcohol y ahora se especializa en hacer ropa especial para personal de salud, desde cubre botas hasta ambos.

Con la llegada del frío, Argüelles se entusiasmó y tiene listo su segundo emprendimiento. “La cuarentena nos iluminó, estamos terminando de obtener los permisos para lanzar Don Guiso, en un container adaptado en Sarmiento y Santa Rosa en Castelar. Vamos a empezar ofrecer take away de siete variedades de guisos. Queremos que se convierta en una franquicia. Hay que reinventarse, aquí el único que tiene el éxito asegurado es el coronavirus”.

Héctor Ramón Martínez se define como de la vieja camada de los “buscas”. Vendía pochocolo y garrapiñada en un puesto cerca de Avellaneda y Nazca y lo tuvo que cerrar. Tenía otro dentro de un Carrefour en Ituzaingó y tampoco pudo abrir su puesto. Los fines de semana tenía la concesión de los puestos de comida de las canchas de All Boys, Ferro y Atlanta y sin fútbol, no pudo hacer más nada.  

Conocido como "Pocho", se quedó de la noche a la mañana sin trabajo y con una familia para mantener. Le propuso a su hermano vender verdura y se organizaron para ir al Mercado Central. “Comenzamos a vender en el carrito de las garrapiñadas y con un megáfono, luego publicamos lo que hacíamos en el facebook de los grupos del barrio y nos empezaron a llamar cada vez más. Hoy salimos en camioneta porque no damos abasto y hasta vendemos bolsones de fruta y verdura. Estamos muy contentos, trabajamos todos los días  y ahora, comenzaremos a vender pizza y empanadas, viernes, sábado y domingo de 19 a 24 horas”, contó Martínez.

Desde el 2001, Gladys Sanchéz tiene Cumplevirtual.com.ar una guía de servicios, salones, animaciones y catering de fiestas nacida en plena crisis. Desde que arrancó la pandemia tuvo que reconvertir su negocio y ayudar a sus clientes para que se reinventen. “La mayoría de los que anuncian se tuvieron que adaptar al nuevo formato y ofrecen animaciones vía Zoom. Hay para todas las edades desde los más chicos, hasta fiestas de 50 años, egresados y hasta festejos del día de la madre en otras partes del mundo.  Si bien los costos son menores, porque una fiesta online va de los $1200 a los $5000 con tarjetas de invitación incluídas, les permiten salir de su radio y están trabajando para todo el interior del país y para el exterior”, contó a BAE Negocios.

No queda otra que reinventarse.  Fabián Moreno trabajaba como gerente en empresa, ahora sólo esta cobrando el ATP del Gobierno y se vio obligado a buscar una salida laboral urgente. Hoy ofrece comestibles, bolsones de verduras y especies a domicilio. “En el conurbano es más fácil emprender, la gente se cuida más y prefiere no salir. En CABA la gente prefiere salir con una excusa y los bolsones se venden más en zona sur que en Palermo”, explicó.

Con sus amigas,  Melissa Toro lanzó De mil amores, un emprendimiento nacido en la cuarentena que entrega regalos a domicilio, desde canastas con productos, desayunos, regalos.  Otra emprendedora ideó los barbijos con publicidad, para que las empresas puedan incluir sus logos y acercarse a sus clientes en la cuarentena. Los cobra $50 cada uno, la cantidad mínima son 100  incluyen diseño y película.

La clave del éxito de los negocios surgidos en la cuarentena es pensar en la necesidad y en el bolsillo del cliente.

Más notas de

Graciela Moreno

La cadena de supermercados El Abastecedor llegó a CABA y abrirá su primer local mayorista en Merlo

Jorge Munúa y Silvina Tasca, los dueños de la cadena de supermercados El Abastecedor

"Es el mejor momento para invertir", aseguró un reconocido inversor ángel

Fabián Barros Requeijo, un emprendedor serial que siempre buscan donde invertit

Cerrado desde marzo, reabre El Palacio de la Papa Frita

Se devela el misterio de uno de los restaurantes más queridos de la Ciudad

Las ollas Essen desembarcaron en Estados Unidos

Essen se expande, contrata personal y  festeja sus 40 años sumando un nuevo mercado

Cerraron 500 salones de fiestas en CABA, algunos no pueden devolver las señas

Salones y Multiespacios Autoconvocados reúnen a 800 salones que piden ayuda

Pizza en cono: un negocio rentable que sólo requiere una inversión de $3000

Alejandro Flores, el creador de los conos de pizza LQF, una empresa con impacto social

Rottemberg: "Abrir los teatros no tiene que ver sólo con lo económico, es una resistencia cultural"

Carlos Rottemberg asegura estar en estado de shock

Abren albergues transitorios en siete municipios del conurbano bonaerense

Abren albergues transitorios en 7 municipios bonaerenses

Creció la demanda de piletas Pelopincho, pero la pandemia complica la producción

Crecen los pedidos, por $8000 se puede conseguir una pileta Pelopincho.

Un club reúne a las 110 mujeres que más saben de vinos en Argentina

Un club reúne a las mujeres que más saben de vinos