El elevado valor de los paquetes; la nueva modalidad de venta de entradas de la Federación Internacional del Fútbol Asociado (FIFA); el duro contraste con los precios del Mundial de Brasil o los kilómetros que separan a Rusia de Argentina. Cualquiera podría ser la razón por la cual la venta de los paquetes turísticos para alentar a la Selección todavía no arranca.

La FIFA implementó el año pasado una nueva modalidad de venta de entradas para este Mundial para poder "dar a todos los aficionados una oportunidad justa para conseguir entradas". Este nuevo método, que implicó una inscripción y un sorteo, permitió a muchos argentinos obtener entradas directamente del organizador sin la necesidad de una agencia.

Los paquetes varían en sus precios: van desde $92.000 por un sólo partido hasta los $230.000 la primera fase de grupos completa

Esa decisión le dio un giro a la forma de ir a Rusia: ahora los interesados compran las entradas, el hotel y el pasaje por separado y no demandan tantos paquetes con todos los servicios. De esa forma, pueden abaratar costos.

"La venta de pasajes sueltos tuvo su máxima expresión en los últimos meses del año pasado, luego del sorteo de grupos", explica Nicolás Posse, gerente de Aéreos y Terrestres de Avantrip.com.

Por su parte, Martín Romano, country manager de Atrapalo.com.ar, le comentó a BAE Negocios que la mayoría de los interesados por los paquetes son compañías. "Principalmente las consultas que recibimos son de empresas, que quieren comprar paquetes como incentivo para empleados o para gestos comerciales", cuenta Romano.

"El 70% de todas las compras del sitio es en cuotas" destaca Martín Romano

Los paquetes con entradas para los primeros partidos de la Selección varían en sus precios: arrancan desde $92.000 por un sólo encuentro, y alcanzan los $230.000 por los tres partidos de la primera fase de grupos. Muchos de estos combos no cuentan con pasajes aéreos hasta Rusia, que cuestan entre $30.000 y $45.000 en clase turista.

Romano asegura que en la agencia donde trabaja la demanda de aéreos a Rusia en los últimos seis meses, comparado con el mismo período del año anterior, "creció por lo menos un 60%", aunque aclara que igualmente el ritmo es bajo.

Las agencias insisten en la diferencia entre el Mundial anterior y este. "No es lo mismo que pasó con Brasil por un tema de cercanía y disponibilidad. En el 2014 mucha gente se iba y volvía en el día. Rusia es un viaje más largo, que implica irse quince o veinte días; es otro tipo de producto", analiza el ejecutivo.

Posse coincide y destaca que "en Brasil, por cercanía, logramos tener dos chárters propios completos."

A pesar de las pocas ventas, todavía hay esperanza de que el panorama cambie a medida que avance la selección

Romano agrega que para Brasil 2014 "lanzabas una publicación y por ahí vendías 200 pasajes o paquetes de un día para otro".

"El 70% de todas las compras es en cuotas", explica Romano. La mayoría de las agencias de turismo, y sobre todo las que venden a través de Internet, ofrecen descuentos con distintos bancos.

A pesar del panorama complicado, las agencias creen que la situación puede llegar a cambiar un poco. "Cuando empiece el Mundial va a haber gente que se decidirá a viajar. Hay muchos que van para cuartos o semis", aporta Romano.

Beneficiados

A pesar de que los números en las agencias no dieron grandes saltos, los centros de idiomas vieron un mayor crecimiento en las últimas semanas.

Según explica Anna Pozniakova, de la Escuela Profesional de Ruso, el crecimiento de alumnos en la institución fue del 50% desde el año pasado. "Hay muchos interesados y muchas consultas. En la escuela abrimos bastantes grupos en verano y ahora sigue inscribiéndose la gente".

Algunas instituciones abrieron un 50% más de cursos para poder enseñar ruso a los hinchas

En la Escuela de Ruso coinciden con el crecimiento de la demanda, aunque afirman que no son sólo hinchas "que estudian y se van", si no que muchos son interesados por aprender la lengua en profundidad. "Cuando Argentina clasificó hubo un "boom" de consultas, y después la gente se olvidó un poco. Sin embargo, en febrero y marzo volvieron a consultar y decidimos abrir dos grupos nuevos y hay dos más que abriremos en breve", cuenta la docente del instituto Valeria Korzeniewski.

Aprender ruso para viajar al Mundial puede costar entre $1.300 y $2.500 por mes

Los cursos cuestan entre $1.300 y $2.500 por mes, dependiendo del lugar y la carga horaria, y están apuntados a aquellos que tienen "uno o dos meses y necesitan entender y comunicarse en las situaciones más básicas", afirma Pozniakova.

Opciones para ver a Messi en vivo

Muchos sueñan con poder viajar a alentar a la Selección, pero los precios exorbitantes traen de vuelta a la realidad a más de uno. No obstante, algunos pueden tener la oportunidad de ir a Rusia por menos dinero.

Gracias a un programa de la empresa especializada en programas de work & travel Watar, argentinos de entre 21 y 35 años podrán viajar por tres meses a Rusia, para enseñar español en centros de idioma y casas de familia, y de paso aprovechar para ver de cerca a Messi y compañía.

Los interesados tienen que realizar dos entrevistas para ser aceptados en el programa, que tiene un costo de u$s1.550 e incluye estadía, comidas, seguro médico y u$s200 para gastos.