La aplicación de la tercera adecuación del precio del gas en boca de pozo (o PIST, de Ingreso al Sistema de Transporte), implicará una reducción del subsidio promedio desde el 45% actual al 38% a partir de diciembre, lo cual implica un aumento de 11%, según la propuesta que el Ministerio de Energía y Minería presentará a la audiencia pública convocada para el próximo miércoles 15.

El próximo ajuste del precio del gas en boca de pozo implicará un aumento a percibir por las productoras, desde los actuales us$3,77 el millón de Btu (unidad térmica británica) a us$4,19, mientras se mantendrá el precio objetivo de us$6,8 desde octubre de 2019. "Recién a fines de 2019 -reafirma el documento-, después de una serie de reducciones semestrales, se espera la eliminación total del subsidio (con la excepción de Patagonia, La Pampa, Puna y Malargüe)”, donde los precios en el PIST vigentes hasta septiembre de 2016 “eran significativamente inferiores al resto del país”.

El precio objetivo (exceptuando la Patagonia, La Pampa, La Puna y Malargüe), “se corresponde con el valor esperado del gas natural en un hipotético mercado desregulado” y no se modificará debido a que “las condiciones de mercado actuales y esperadas no se modificaron sustancialmente”, frente a lo dispuesto en octubre del año pasado, según el documento base que presentará la cartera. La resolución 212–E/2016 del Ministerio determinó que el valor de referencia para definir el precio objetivo debería surgir del precio promedio de importación esperado del GNL para este año, de us$ 7,59 el millón de Btu (incluidos los costos promedio de re gasificación), menos los costos promedio de transporte del puerto a las diferentes cuencas productoras, lo que da como resultado los us$ 6,8 mencionados.

Esa cifra es mayor a la prevista por la misma cartera como promedio para este año, de us$ 6,23 el millón de Btu, ya que se estima que el precio del GNL cerraría 2017 en un valor de us$ 7,03. De todos modos, los funcionarios de la Secretaría de Recursos Hidrocarburíferos proyectan que el precio del GNL se elevará a us$ 7,27 el año próximo (us$ 6,47 neto de transporte) y a us$ 7,86 en 2019 (us$ 7,06). Antes de la implementación del sendero de reducción de subsidios estatales, los usuarios residenciales y comerciales de la Patagonia, La Pampa, Puna y Malargüe pagaban, en promedio, sólo el 2% del precio del gas (98% de subsidio).

A partir de octubre de 2016 los usuarios de esas zonas comenzaron a pagar, en promedio, un 19% del precio (81% de subsidio); desde abril pasado abonan un 22% (subsidio de 78%); y en diciembre próximo se prevé que paguen un 25% del precio (75% de subsidio). Al pasar de un precio promedio actual del gas de us$1,48 MMBtu a partir de abril a us$1,69, sufrirán un incremento del 14%), y los subsidios decrecerán en forma gradual hasta octubre de 2022.

En ese momento, considera el Ministerio de Energía y Minería, un mercado totalmente desregulado brindaría condiciones óptimas para la “inversión en exploración, perforación y producción, que cubra los costos operativos y de mantenimiento, las regalías provinciales, los impuestos, las amortizaciones y la rentabilidad razonable sobre el capital invertido”.