Aerolíneas Argentinas reducirá el próximo año a menos de u$s90 millones los subsidios que requiere de la administración central para su funcionamiento, informó el presidente de la compa- ñía, Mario Dell’Acqua.

“En 2016 recibimos u$s340 millones cifra que se redujo a u$s170 millones en 2017 y bajará a menos de u$s90 millones en 2018, para lo cual ya enviamos al Congreso el presupuesto correspondiente”, remarcó el directivo. Afirmó que esta reducción fue posible “porque se pasó de un 72% de ocupación promedio cuando nos hicimos cargo de la compañía a la ocupación actual de entre el 84% y el 86% en promedio”.

‘Pero, además, logramos vender un 28% más de pasajes en 2017 que en 2016”, apuntó.

Dell’Acqua insistió en que la reducción de los subsidios fue posible porque “administramos mejor los recursos, porque descartamos los gastos superfluos y optimizamos el funcionamiento de la empresa” y reiteró que mantiene su objetivo de “concluir la gestión en el 2019 en Aerolíneas con subsidio cero”.

Destacó además que “el crecimiento de Aerolíneas tiene su fundamento en un seguimiento constante del movimiento del mercado. No se trata de poner aviones a los lugares que nosotros pensamos, sino a los que la gente reclama. Para eso se realiza un monitoreo constante de cada vuelo, su ocupación y las variables de acuerdo con la fecha e incluso al día de la semana”, sostuvo el directivo.

“Con esos datos -enfatizó- es que vamos conformando un cronograma que nos permita sostener un equilibrio en los niveles de ocupación. No nos sirve tener un vuelo con el 100% de ocupación y otro solamente con el 20%. Tenemos que regular la oferta en función de la demanda y así ajustar la programación. Nosotros no vendemos frecuencias, vendemos pasajes, asientos y allí está el foco de la operación”.

Conflicto
Manifestó por otra parte que en estos días se está viviendo “una situación de estrés, debido al conflicto con los gremios”, aunque se mostró confiado en que puedan resolverlo “en el término de las próximas dos semanas”.

“Los gremios nos piden más, pero nosotros estamos ofreciendo lo que podemos dar. No es nuestro dinero, es el de todos los argentinos. Y lo que le damos de más, es lo que no llega en obras a aquellos que lo necesitan, como asfalto en los barrios, rutas en condiciones y autopistas para una mejor y segura circulación”, argumentó.

Agregó que “el 16% que estamos ofreciendo, a lo que se suman las cifras fijas y la cláusula gatillo que lleva el porcentaje a un poco más del 20%, es una muy buena oferta salarial, teniendo en cuenta que el año pasado cerramos en un 42%, mucho más que cualquier otro sector de los trabajadores”.

El directivo aseguró que “el último paro de los pilotos nos perjudicó en u$s6 millones, pero aún más, perjudicó nuestra imagen y la confianza que los pasajeros tenían en Aerolíneas; una confi anza que nos había costado mucho recuperar y que ahora se ha visto nuevamente golpeada, sobre todo en el ámbito internacional”.