La Agrupación de Trabajadores de Reparto (ATR) denunció que la situación de los empleados que se encuentran bajo esta formalidad "son tratados como emprendedores", por lo que se encubre una "relación laboral" existente. 

"Hace dos años no tenemos ningún incremento en lo que nos pagan las empresas por envío", señaló Maximiliano Martinez, delegado de ATR y trabajador de Glovo en diálogo con Futurock. 

Mientras este jueves la legislatura porteña tratará el proyecto de Ley impulsado por el oficialismo que busca darle un marco legal a la actividad, el gremio de repartidores rechaza la normativa por "sólo ser beneficiosa para las aplicaciones".

"Es un proyecto intenta enconsertar la lucha de los trabajadores, ya con cuatro paros nacioneles y tres internacionales. En este sentido, el bloque del PRO presenta una regulación desde el ámbito de tránsito y no sobre la comisión de trabajo", detalló Martínez. 

Entre los puntos que despiertan disconformidad, el titular de ATR, tildó de "tramposa" la iniciativa por "querer imponer una cantidad de obligaciones" para los trabajadores, "deslingando las responsabilidades" a las empresas.

"Todo tiene que ver con qué ropa tiene que llevar, dónde tiene que estar anotado para trabajar, e incluso busca impedir que los compañeros de Provincia de Buenos Aires lo hagan en Capital Federal, que es el lugar que naturalmente tiene mayor demanda, e implicaría dejar a miles de repartidores sin trabajo", denunció Martínez. 

En el mismo sentido, el trabajador de Glovo ratificó: "Esta ley va en contra de todos los reclamos que venimos haciendo, es totalmente opuesta a las demandas".

A la hora de establecer un paralelismo con la situación de los trabajadores que se desempeñan en otras ciudades, Martínez remarcó que "es una realidad que se vive en todo el mundo", y que por este motivo el 5 de abril se empezó a "tejer relaciones interncionales" entre agrupaciones. 

"Aca hay una relación laboral encubierta, y es una tendencia a nivel mundial. Nosotros nos reconocemos como trabajadores y no como emprendedores, que es uno de los principales argumentos a los que apelan las empresas para llamar la atención de los jóvenes, en medio de un contexto de una brutalidad recesión a nivel mundial", fustigó. 

"No tenemos ningún derecho. Estamos en el máximo de precarización laboral, y en Argentina, con 100 mil trabajadores de las aplicaciones esto se muestra día a día", denunció el delegado de ATR, para luego agregar: "Hace dos años que no tenemos ningún tipo de incremento en cuanto a los que nos pagan las empresas por envío, y la libertad que promete no real porque nos obligan a tener un mínimo de horas para poder cumplir con un piso".