El grupo empresarial francés del lujo Louis Vuitton, que tiene la destilería Moët Hennessy, compró el 50% de las acciones y el derecho de distribución mundial del champán Armand de Brignac, que posee el rapero estadounidense Jay-Z, el primero en alcanzar los 1.000 millones de euros.

"Hace tiempo que admiramos el éxito de Armand de Brignac y hoy estamos orgullosos de asociarnos a ellos", manifestó el consejero delegado de Moët Hennessy, Philippe Schaus, en el comunicado que ha emitido la compañía.

La historia del espumante, que nació en 2006 como una apuesta de la casa Cattier por hacer un producto gourmet y que tiene su mejor rendimiento comercial en Asia, Europa y América del Norte, dio un salto hacia adelante en 2014 cuando el músico de ascendencia afroamericana se hizo con la marca. De hecho, según el comunicado difundido por Moët Hennessy, el Armand de Brignac ha crecido en los últimos años hasta llegar a la cifra de 500.000 botellas vendidas en 2019.

La botella más barata de Ace of Spades, otro nombre con el que se conoce al mismo champán, ronda los 300 euros y la más cara se encarama a los 7.000 euros. Jay-Z, marido de la también cantante estadounidense Beyoncé, explica en la nota difundida que el acuerdo alcanzado es fruto de la relación de amistad que mantiene con Alexandre Arnault, hijo del director general de Moët Hennessy, Bernard Arnault.

Aunque no se dieron a conocer los detalles financieros de la operación, se supo que la estructura del negocio estará dividida a partes iguales, lo que según los implicados garantiza la voluntad de cada socio de "aportar sus fortalezas para asegurar el éxito del proyecto".

El Armand de Brignac deberá luchar por crecer en un entorno actualmente hostil como el mercado del champán, que se ha visto muy perjudicado por la pandemia, con una caída de sus ventas del 17% en 2020, según la Federación francesa de Exportadores.