Lufthansa ofreció concesiones en un intento por apaciguar a la Unión Europea, a la cual le inquieta que su adquisición de la mayoría de los activos de Air Berlin pueda perjudicar a la competencia y subir los precios de los vuelos en Alemania.

La Comisión Europea confirmó que Lufthansa había presentado un paquete de las llamadas "compensaciones", lo cual extendió automáticamente el plazo fijado para que el ente regulador se pronuncie sobre la transacción hasta el 21 de diciembre, informó Bloomberg.

La propuesta de Lufthansa contempla la cesión de algunos derechos de aterrizaje de Niki y LGW, su operación regional con sede en Dortmund, dijo una persona al tanto de las propuestas.