Frizata, la foodtech de alimentos congelados que van directo al consumidor, acaba de cerrar una ronda de inversión de 5 millones de dólares liderada por SP Ventures, el fondo de venture capital brasileño de agri-foodtech en Latinoamérica.

Además participaron inversores como Marcos Galperin (creador de Mercado Libre); Jaime Soler Bottinelli (ex CEO global de Cencosud); Gonzalo Ramírez Martiarena (inversor de alimentos sustentables) y Glocal AgriFood Tech, entre otros.

Con una facturación que alcanzó los 15 millones de dólares en menos de dos años, Frizata actualmente está presente en cinco ciudades de Argentina, en Santiago de Chile y en San Pablo (Brasil) y en septiembre desembarca con su primera tienda online en Estados Unidos, en la ciudad de San Francisco, California.

Con esta inversión, los fundadores -Adolfo Rouillon y José Robledo- que pertenecen a la comunidad Endeavor, dan el primer paso para materializar su visión de llevar la "Revolución Frizata" a más de 200 ciudades alrededor del mundo.

"Estamos construyendo una plataforma global para acercar una nueva generación de alimentos innovadores a millones de consumidores deseosos de repensar la forma en que se alimentan todos los días con una experiencia simple y práctica con un fuerte impacto en la calidad y equilibrio de lo que comemos, precios accesibles y cuidando el medio ambiente", afirma Rouillon, co-fundador & CEO de Frizata.

Proyección

 

La proyección de ventas estimada para este año alcanza los 1.500 millones de pesos, es decir, el doble de lo que facturó en 2020.

"Venimos a romper con el molde de las frozen food. Disruptiva en la cadena de valor, con alimentos únicos que solo se encuentran en nuestra tienda online. Queremos transformar la industria alimenticia que se ha mantenido igual en los últimos cincuenta años: hacemos los alimentos que la gente quiere comer y no los que el supermercado decide vender", afirma Rouillon.

Los fundadores de Frizata emprenden juntos desde hace más de veinte años en startups de tecnología y alimentos.

Con el know how de los desafíos que enfrenta la alimentación en las grandes ciudades del mundo, crearon Frizata, una marca nativa digital DNVB (Digitally Native Vertical Brand). Se trata de una compañía que está integrada verticalmente: se ocupa de la fabricación, comercialización online, distribución y el servicio de atención al cliente.