La cadena de restaurantes de comida rápida McDonald's confirmó que no podrá vender licuados y algunas bebidas embotelladas en muchos de sus locales del Reino Unido, debido a problemas en la cadena de suministro como consecuencia del Brexit y la pandemia.

Con unos 1.300 locales, es víctima también de las interrupciones de la cadena de suministro que afecta actualmente al país.

Se estima que hay un déficit de alrededor de 90.000 choferes provocado por un éxodo de ciudadanos extranjeros, las normas de inmigración posteriores al Brexit (la salida del Reino Unido de la Unión Europea) y las medidas de cuarentena.

El país está experimentando una escasez de transportistas y por lo tanto, los productos no pueden llegar a los comercios ni a los clientes.

"Como la mayoría de los minoristas, actualmente estamos experimentando algunos problemas en la cadena de suministro, lo que afecta la disponibilidad de una pequeña cantidad de productos. Las bebidas embotelladas y los licuados no están disponibles temporalmente en los restaurantes de Inglaterra, Escocia y Gales", dijo un vocero de la compañía al diario The Independent.

Otras grandes cadenas de restaurantes como Nando's y otro de los gigantes de la comida rápida KFC, también tienen problemas similares.

Nando's se vio obligada a cerrar temporalmente 50 restaurantes después de sufrir problemas de suministro con el pollo, su principal materia prima.

Según la cadena de televisión Sky News, Richard Griffiths, director ejecutivo del British Poultry Council, culpó a la escasez de trabajadores.