Ante la fuerte complicación del escenario económico en la Argentina, la automotriz de origen alemán Mercedes-Benz resolvió no producir por ahora su pick-up Clase X en el país, un proyecto en el que iba a invertir unos u$s600 millones.

Según fuentes del mercado, la alianza con Nissan y Renault cayó por la suba del dólar y los cambios en los costos de producción.