En gigante Mirgor, que produce desde productos de electrónica para la industria automotriz a celulares, televisores, desarrolla software, está en el negocio agropecuario, en el retail y en el área de logística está en problemas con su planta de Tierra del Fuego.   

Comunicó a sus operarios que no dará de baja 450 contratos por la falta de componentes para la producción. Los contratos vencieron el 30 de septiembre y no serán renovados. Hace dos semanas, el CEO José Luis Alonso, señaló a El Cronista: "La crisis de semiconductores es un temón. No hay un sólo sector de la industria que no lo esté sufriendo: la automotriz, la electrónica de consumo, otros rubros electrónicos, línea blanca, línea marrón...Todo lo que use placas electrónicas. El otro tema es la crisis de la logística. El precio se disparó. Antes, teníamos fletes de China a Buenos Aires por u$s 1200 el contenedor. Hoy, de u$s 12.000. Es súper impactante.Estas dos cosas van a durar, por lo menos, hasta mayo, junio, julio del año que viene. Todo el mundo está afectado. Hay terminales automotrices que están parando por falta de productos electrónicos. Tenemos un impacto fortísimo".

El pase de trabajadores autopartistas a la industria electrónica es otro tema que causa revuelo en la Isla de Tierra del Fuego. Se habla de operarios desarrollaban tareas de producción de aires acondicionados destinados a rodados como la Volkswagen Amarok, Ford y Mercedes. Esto ocasionaría una rebaja en los salarios debido a un cambio de convenio. Los trabajadores y gremios permanecen en estado de alerta y asamblea permanente.

El clima está bastante convulsionado en distintas plantas por anuncios de reducción de personal, adelanto de vacaciones y anuncios de cierres temporarios por la falta de insumos, como es el caso de Brightstar.