La multinacional de productos de alimentación Mondelez International, propietaria de las galletitas Oreo y el chocolate Milka, llegó a un acuerdo para adquirir Clif Bar & Company, fabricante estadounidense de barritas energéticas con ingredientes orgánicos, por 2.900 millones de dólares (2.757 millones de euros), cifra que podía aumentar en función de contingencias adicionales y objetivos comerciales trazados a futuro.

De este modo, el gigante alimentario expande su presencia en el segmento de barritas energéticas que es utilizada por una gran cantidad deportistas de elite y amateurs, además de impulsar la estrategia de Mondelez para remodelar su cartera hacia un mayor crecimiento a largo plazo.

La compañía confía en que la adquisición cree sinergias de costos mediante el aprovechamiento de la escala global y norteamericana de Mondelez International para expandir la distribución de ventas de Clif y obtener una mayor penetración en los canales y clientes existentes y nuevos en el mercado estadounidense.

Mondelez International continuará operando el negocio de Clif Bar desde su sede en Emeryville (California), además de mantener los procesos de fabricación en las instalaciones de Twin Falls (Idaho) e Indianápolis (Indiana).

"Esta transacción impulsa aún más nuestra ambición de liderar el futuro de los snacks al ganar en chocolate, galletas y aperitivos horneados a medida que continuamos escalando nuestro negocio de alto crecimiento de barritas", declaró Dirk Van de Put, presidente y consejero delegado de Mondelez International.

En lo que va de año, además de la compra de Clif, Mondelez International ha anunciado un acuerdo para adquirir Ricolino, empresa de confitería mexicana perteneciente a Grupo Bimbo, y cerró la adquisición de Chipita, líder en la categoría de pasteles y bollería en Europa Central y del Este.

Ganancias

 

La compra, que Mondelez dijo que sería "una ganancia de primera línea en el segundo año", hará que Clif siga operando desde su sede en Emeryville, California.

Las acciones de Mondelez subieron hasta 0,9% en la apertura de Nueva York después de caer 11% este año hasta el cierre del viernes. Clif ha operado durante casi 30 años y es propiedad de una familia y de sus empleados.

Mondelez aprovechó el auge de los bocadillos pandémicos para impulsar las ventas en línea de galletas y dulces, y en noviembre del año pasado dijo que la tendencia minorista seguirá creciendo incluso después de que se hayan levantado las restricciones de movilidad a medida que las personas se acostumbraron a usar sus dispositivos digitales para comprar alimentos.