La autoridad antimonopolio de Italia multó a Apple con 10 millones de euros por por dos prácticas comerciales "engañosas y agresivas" en las publicidades del Iphone. La decisión hace referencia a los anuncios del fabricante en los que se destacaba, "con gran énfasis", que varios de sus teléfonos móviles eran resistentes al agua y podían ser sumergidos en agua hasta una profundidad máxima de entre uno y cuatro metros, según el modelo, y hasta 30 minutos. Cuando se sumrgían y se dañaban no cubría la garantía.

"La publicidad no dejaba claro que esta propiedad solo puede encontrarse en condiciones específicas, por ejemplo, durante ensayos de laboratorio controlados con el uso de agua estática y pura, y no en condiciones normales de uso de los dispositivos por parte de los consumidores", aclaró la Autoridad de Defensa de la Competencia y el Mercado (AGCM, por sus siglas en italiano). La publicidad engañosa, según la autoridad,  corresponde a los modelos de la manzana de entre 2017 y 2019: iPhone 8, iPhone 8 Plus, iPhone XR, iPhone XS, iPhone XS Max, iPhone 11, iPhone 11 pro e iPhone 11 pro Max.

La AGCM destaca en su disposición que la empresa publicitó la resistencia al agua de sus dispositivos tanto en anuncios televisados como en su misma página web. Además, señala que el fabricante detallaba en la garantía de los teléfonos ―e incluso en algún aviso― que no se cubrían los daños causados por líquidos, pero que esta advertencia era menos visible que el mensaje publicitario principal, además de ser contradictoria.

La autoridad italiana concluyó que "podía inducir a error a los consumidores", ya que no "contextualizaba adecuadamente las condiciones y limitaciones" de la resistencia al agua de los dispositivos. Por otra parte, la AGCM ha calificado en la sentencia de 45 páginas como "práctica comercial agresiva" la negativa de Apple a prestar el servicio posventa de garantía para estos modelos de iPhone cuando habían sido dañados al sumergirse en agua.