La Municipalidad de Bariloche y la empresa concesionaria a cargo de la explotación del Cerro Catedral, con la mediación del gobierno nacional, comenzaron a negociar la extensión del contrato por 30 años, con un compromiso de inversión de $400 millones hasta 2023.

El intendente de Bariloche, Gustavo Gennuso, explicó a Télam que las nuevas negociaciones comenzaron hace un año, cuando la Municipalidad rechazó la Iniciativa Privada de Catedral Alta Patagonia (Capsa), que pretendía la extensión del contrato por cincuenta años y la propiedad de las 1.920 hectáreas del Área Catedral, entre otros requisitos considerados "inaceptables" por el gobierno.

Este contrato de concesión se remonta a 1992, cuando el Cerro Catedral pertenecía a la provincia de Río Negro. Esa concesión fue renovada posteriormente y en 2009 el Área Catedral fue transferida por ley provincial a Bariloche, pero Capsa inició un litigio judicial desconociendo a la Municipalidad como poder concedente y propietario de las tierras, punto clave para el previsto desarrollo de un complejo hotelero y una urbanización en la montaña, con una inversión de unos $900 millones.

En noviembre la Cámara de Casación de Viedma le dio la razón a Capsa y dijo que el traspaso requería de su conformidad para "perfeccionarse", lo que terminó por zanjar las diferencias en la discusión. Gennuso y Capsa firmaron la semana pasada un acta de intención, que deberá ser aprobada por el Concejo Deliberante, en la que la empresa desiste de cualquier instancia judicial y reconoce el poder concedente de la Municipalidad.