Nestlé pierde su batalla por registrar el KitKat en la Unión Europea. La compañía suiza comenzó en 2002 una batalla judicial contra la británica Cadbury para que los tribunales reconocieran como propia y exclusiva la forma de las cuatro barritas de su célebre snack. El Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha quitado la razón a Nestlé en su batalla por registrar la forma del KitKat.

Hace 16 años, Nestlé le solicitó a la Oficina de Propiedad Intelectual de la UE que reconociese las cuatro barras tridimensionales del célebre snack como propias. Así lo hizo en 2006, aceptando registrar la forma del chocolate a los siguientes productos: "caramelos, productos de panadería, artículos de pastelería, galletas, pasteles, gofres". Pero un año más tarde, la empresa de la competencia Cadbury Schweppes (hoy Mondelez UK Holdings & Services), solicitó la anulación del registro. La empresa poseía la marca noruega Kvikk Lunsj, un producto idéntico en forma al KitKat y creado solo dos años después que este, en 1937.

En 2012, la Oficina de Propiedad Intelectual de la UE desestimó la solicitud de Cadbury, al considerar que la marca de Nestlé había adquirido carácter distintivo. Fue entonces cuando Mondelez solicitó al Tribunal General de la Unión Europea que se anulase la resolución. En 2016, dicho tribunal dio la razón a Mondelez, al considerar "un error concluir que la marca de Nestlé había adquirido carácter distintivo por el uso en la UE". Es decir, que aunque el KitKat tenía un carácter distintivo por el uso en diez países de la UE, entre ellos España, no se había demostrado la percepción que tenía el público respecto a este snack en cuatro Estados miembros: Bélgica, Irlanda, Grecia y Portugal, señala El País.

Esto motivó recursos de casación de todas las partes ante el Tribunal de Justicia de la UE. Nestlé y la Oficina de Propiedad Intelectual de la UE consideraban que la interpretación del Tribunal General era "incompatible con el carácter unitario de la marca y con la propia existencia de un mercado único", mientras que Mondelez no aceptaba que el KitKat tuviera siquiera un carácter distintivo en diez países de la UE.

Mientras que el recurso de Mondelez fue declarado "inadmisible" por el Tribunal de Justicia, "por no tener por objeto la anulación del fallo de la sentencia recurrida, sino únicamente la modificación de determinados fundamentos de Derecho de la sentencia", el Tribunal de Justicia sí ha valorado los recursos de Nestlé y la Oficina de Propiedad Intelectual de la UE. Con su decisión de hoy, nadie queda conforme. Mondelez está en contra porque queda abierta la batalla de Nestlé en diez territorios nacionales, y a Nestlé no le gusta la decisión porque no se reconoce la forma del KitKat en toda la Unión Europea.