Netflix, la compañía de transmisión de video más grande del mundo, ignoró durante mucho tiempo el uso compartido de contraseñas porque se encontraba en un crecimiento constante de audiencia. Sin embargo, ante la pérdida de suscriptores durante el primer trimestre del año, advirtió que realizará una campaña en contra de la prestación de cuentas.  

La empresa cuenta con 222 millones de suscriptores en todo el mundo y reveló que más de 100 millones de hogares usan una contraseña compartida, con más de 30 millones de ellos en los Estados Unidos y Canadá, por eso ejecutará una campaña que termine con esto.

A principios de este año, la empresa comenzó a probar diferentes formas de frenar el uso compartido de contraseñas en Chile, Costa Rica y Perú, cobrando un extra a las cuentas que compartieran las claves fuera de casa. Si se expande hacia el resto del mundo, significaría la erradicación de la toma prestada de información de un familiar, amigo o conocido.

En su carta trimestral a los accionistas, Netflix reconoció que permitió deliberadamente compartir las contraseñas fuera del hogar debido a que ayudó a los usuarios se interesaran por el servicio. El problema es la creciente competencia de servicios de transmisión como Disney+, Warner Bros, Paramount Global y NBC Universal que afectaron las suscripciones a su plataforma.

Planificación de la campaña en contra del uso compartido de contraseñas

Netflix convivió con el intercambio de contraseñas ya que el servicio, en palabras del cofundador y codirector ejecutivo Reed Hastings, estaba "bien" sin tomar medidas enérgicas.

La plataforma todavía no describió ninguna estrategia global para combatir la prestación de cuentas pero sugirió que se producirán cambios "en el corto y mediano plazo".

En su nota para accionistas, la compañía dijo que "compartir probablemente ayudó a impulsar el crecimiento al lograr que más personas usen y disfruten Netflix" pero con los cambios a escala mundial post-cuarentena cree que la "penetración relativamente alta en los hogares, cuando se incluye la gran cantidad de cuentas compartidas en los hogares, combinada con la competencia, está creando obstáculos para el crecimiento de los ingresos".

Además, en la carta se manifiesta que "el uso compartido de cuentas como porcentaje de membresía de pago no cambió mucho a lo largo de los años pero, junto con el primer factor, significa que es más difícil aumentar la membresía en muchos mercados".