Despúes de que la firma chilena Enjoy informara ante la bolsa trasandina, el ingresó a un "Procedimiento de Reorganización Judicial” que involucra a acreedores financieros, las alarmas se encencieron en los casinos de Mendoza

Por medio de un comunicado, CELA S.A., propietaria de todos los activos y titular exclusiva de la licencia de operación del Hotel y Sala de  Juegos y Casinos, que opera en la capital mendocina tuvo que aclarar que la exposición bursátil en Chile "no afecta a las salas locales", y resaltó que no registran pasivos financieros, comerciales ni fiscales: "Enjoy Internacional, únicamente realiza, a través de una empresa local, una prestación de servicios de asesoramiento externo".

A partir de los rumores de disolución en medio de la pandemia que afecta al servicio normal de los centros de juegos, la firma dueña de las salas aseguró que "la medida de reorganización iniciada por Enjoy Internacional en Chile, no tiene ningún efecto, ni relación con la operación de CELA S.A. en Mendoza, ni afectación alguna respecto a la misma".

En tanto, desde la empresa chilena aseguraron que con este procedimiento, se permitirá "hacer frente a las obligaciones con los acreedores, reestructurar sus pasivos, fijar un calendario de pagos acorde a los flujos proyectados y recuperar la normalidad operacional en medio de la pandemia de coronavirus".