Nike anunció que comenzará a despedir a los empleados que no se hayan vacunado contra el Covid-19 en Estados Unidos, a contramano de la decisión de la Corte Suprema del país: este jueves declaró inconstitucional la vacunación obligatoria al suspender un decreto del presidente Joe Biden que exigía la inoculación para grandes empresas.

La empresa envió un correo electrónico a sus 14.000 trabajadores de la sede en Beaverton, Oregon (EEUU) para avisarles que se despedirá a aquellos empleados no vacunados antes del 1° de diciembre. La medida entrará en vigor este mismo fin de semana, según informó el medio local OregonLive.

De esta forma, quedarán despedidos aquellos empleados que no se hayan vacunado antes del 1° de diciembre, y sólo quedarán exentos quienes acrediten condición médica o razones religiosas.

La sede central de Nike en Oregon

“(Usted) No pudo completar el proceso de verificación y nuestros registros muestran que no tiene un aprobado (exención). Como resultado, usted no cumple con la Política y su empleo está programado para termine el sábado 15 de enero de 2022”, afirma el mail, según OregonLive.

La fecha prevista en un principio para el regreso al trabajo presencial era el pasado 10 de enero para realizar un horario de tipo híbrido. Sin embargo, la variante Ómicron retrasó los planes y la fecha se pospuso indefinidamente. 

La Corte declaró inconstitucional la vacunación obligatoria

La Corte Suprema de Estados Unidos decidió este jueves, después de casi una semana de deliberación, suspender el decreto del presidente Biden que obligaba a las empresas de 100 empleados o más a exigir la vacunación completa a sus trabajadores.

Según los jueces, el organismo que hacía cumplir esta norma, la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA, por sus siglas en inglés), no tiene la autoridad necesaria para exigir las vacunas. La Corte comunicó que la votación terminó en 6 a 3 a favor de la invalidación del decreto.

Después de la decisión, Biden expresó su decepción con la Corte. El mandatario declaró que ahora depende de los estados y los empleadores decidir si requieren que los trabajadores "tomen el paso simple y efectivo de vacunarse". 

La anulación del decreto impone otro cambio en la política de las empresas, que enfrentaban la disyuntiva de cumplir o no con un decreto todavía no avalado por la Corte, a riesgo de sufrir multas, renuncias o quejas. Así, más de 80 millones de empleados tendrán en sus manos la decisión de vacunarse sin que eso implique ser suspendidos o despedidos de sus trabajos

Otros casos de "sin pinchazo, no hay trabajo"

Columbia Sportswear, también con sede en Oregon, afirmó que planea tomar medidas similares y comenzará a despedir a los empleados corporativos no vacunados el 1 de febrero, según OregonLive. Sin embargo, no afectará a los trabajadores de almacenes y tiendas minoristas.

El banco Citi despedirá a los empleados de su grupo empresarial que no hayan recibido una vacuna Covid-19 a fin de enero. La entidad se convirtió en una de las primeras instituciones financieras importantes en informar al personal que las vacunas serán una condición para mantener el empleo.

De esta manera, el personal de Citigroup Inc (CN) en los Estados Unidos que no haya sido vacunado contra el coronavirus antes del 14 de enero será puesto en licencia sin goce de sueldo y despedido a fin de mes a menos que se les otorgue una excepción.

Google planea seguir un camino similar. De hecho, es una de las compañías estadounidenses importantes que introdujeron políticas de "sin pinchazo, no hay trabajo" ("No jab, no job", en inglés). Hace un mes, Alphabet, la empresa matriz, comunicó a sus empleados que si no cumplen con la política de vacunación contra el Covid-19, perderán su salario y podrían ser relegados de sus funciones en la firma.

Los empleados deben acreditar la inmunización, aunque también están exentos quienes tengan justificativos médicos o religiosos. La fecha límite para vacunarse es el 18 de enero; desde esa fecha, quienes continúen sin vacunarse serán puestos en “licencia administrativa pagada” durante un mes. Luego, se los pondrá en “licencia personal no remunerada” durante un máximo de seis meses, a lo que le sigue el despido.