La ronda de negociaciones entre el Mercosur y la Unión Europea, que tuvo lugar la semana pasada en Montevideo, dejó ciertas dudas y apoyado en esto, el gobierno uruguayo apuesta por otros mercados mundiales.

Las conversaciones entre ambos bloques se volvieron a trabar por ejes como las reglas de origen, las indicaciones geográficas y el acceso de productos, detallaron fuentes del Mercosur consultadas por BAE Negocios. "Seguimos discutiendo la relación comercial con la Unión Europea; se ven ahora dificultades que no estaban en agenda", señalaron las fuentes.

"Estamos complicados con el tema de las indicaciones geográficas; lo que falta son números, son cuotas y cantidades. La oferta que nos hicieron de arroz no fue buena. El Mercosur está interesado. Pero no quiere decir que vayamos a cerrar cualquier cosa", dijeron desde el bloque sudamericano.

La Cámara de Industrias del Uruguay organizó la semana pasada una reunión para intercambiar con la delegación europea que estuvo en Montevideo. "Tal espacio de intercambio entre el sector oficial y empresarial, significó una importante oportunidad para que el sector industrial nacional tome contacto directo con el equipo negociador en su conjunto, pudiendo transmitir de manera directa sus inquietudes", informó la gremial en un comunicado. Off the record, hay dudas sobre una definición antes de las elecciones en Brasil en octubre.