Desde que arrancó la cuarentena, la empresa de cosméticos y máquinas para el cuidado de la piel Nu Skin Argentina INC, saltó a la fama por el batallón de influencers que salieron a promocionar su producto estrella en redes sociales. Quintuplicó sus ventas en pocos días, con la promesa de obtener casi, la juventud eterna y la independencia económica al formar un equipo y revenderlas.  Su modelo de negocio se puso bajo la lupa y la Secretaría de Comercio Interior imputó a la empresa por tener un “sistema piramidal o multinivel” y  brindar información falsa y engañosa para la promoción y venta de sus productos.

Nu Skin opera en Argentina desde 2011, pero el furor por sus productos arrancó con el aislamiento social preventivo y obligatorio. “El mes pasado hubo más de 20.000 clientes que compraron nuestros productos en Argentina. Quintuplicamos las ventas, estamos aumentando el inventario, recién en una o dos semanas lograremos ponernos al día”, dice la compañía que admite que tuvo que reasignar personal del centro de llamadas de Estados Unidos para manejar el aumento del volumen de llamadas.

Su producto estrella promocionado por periodistas, modelos y famosas es el Ageloc Lumispa, cuyo valor ronda en los $18.000 y es el que hizo furor en esta cuarentena.

 “La Secretaría de Comercio Interior de la Nación, dependiente del ministerio de Desarrollo Productivo actuó de oficio tras verificar que la firma realizaba anuncios que inducían al engaño y la confusión, acción que incurre en la violación a la Ley 24.240 de Defensa del Consumidor”, señaló el organismo en un comunicado.

El listado de acusaciones de la Secretaria a Nu Skin Argentina es largo: tiene un esquema piramidal o multinivel, donde no hay ingreso seguro pero se requiere que la vendedora realice una inversión inicial que en muchos casos supera los $20.000 y se premia si se consiguen más vendedores dispuestos a invertir. Aseguran que el bono minorista por las ventas aporta confusión e induce al engaño.

Advierten que la empresa tendría cláusulas abusivas en su contrato ya que si un consumidor tiene un problema debe reclamar ante el estado de Utah en Estados Unidos y esto está prohibido por la legislación argentina. La Ley de Defensa del Consumidor establece sanciones que llegan a los $ 5 millones de pesos.

Pese a todo, algunas influencers como Cinthia Fernández, entre otras, siguen defendiendo a la compañía que promete “conservar tu aspecto juvenil por más tiempo”. Y como si eso fuera poco, hace una promesa imbatible en época de cuarentena: “Nuestros productos están diseñados para lograr que te veas, sientas y vivas mejor” o “Prepárate para capturar un aspecto fresco. Obtén un acabado fotográfico sin usar filtros”.  Ni hablar de “Dile adiós a las bolsas y ojeras”.

La compañía se presenta con un prestigio casi irrefutable, con 35 años de experiencia en la venta directa, opera en 50 países y cotiza en la Bolsa de New York hace más de 20 años. Asegura que un Consejo de 75 Científicos respaldan los productos, como aval desde Argentina suma a César Fraga Ph D y lo presenta como Profesor de química y física de la Universidad de Bueno Aires.

Desde Nu Skin, tras la imputación oficial, señalaron en un escrito: “El negocio no es piramidal, es una estructura real de venta directa multinivel. Los distribuidores no obtienen ganancia por el sólo hecho de reclutar, la comisión está basada en la venta. Para obtenerla se debe cumplir con un volumen de ventas determinado, tanto propia como de los miembros de su grupo”.

Sobre las influencers puntualizaron: “No fueron contratadas por la compañía, se han inscripto como distribuidores independientes como todo nuestro canal de ventas. No han recibido canje de la compañía ni ningún pago adicional afuera de las comisiones que generan por las ventas de nuestros productos”.

La compañía admite que las personas que tienen más de 20.000 seguidores en redes tienen un trato especial y hacen una entrevista personal y minuciosa para asegurarse que entiendan los conceptos de ética para transmitirlos. 

Sobre la crisis de los últimos días, Carlos Demarco, director de Operaciones para LATAM de Nu Skin, culpó a los consumidores. “Los productos llegaban a en 48 y 72 horas y por el crecimiento exponencial quintuplicamos las ventas o las expectativas.  Algunos consumidores se sintieron enojados por las demoras y sumado a que personas famosas en redes sociales están siendo distribuidores hizo que se potenciarán los reclamos”, señaló a CNN radio.

En el comunicado post denuncia la empresa concluyó: “Hemos operado en Argentina desde 2011 y estamos emocionados sobre nuestro futuro”. Pese a imputación recibida y a que la Ley de Defensa del Consumidor establece sanciones que llegan a los cinco millones de pesos para aquellos proveedores que no respeten los derechos de las y los consumidores.

Más notas de

Graciela Moreno

Cerraron 10 famosos bares y restaurantes de CABA en la cuarentena

Cerró Sottovoce de Puerto Madero, un clásico con historia

Una fiesta de cumpleaños online puede costar hasta mil pesos el minuto

Arte en circo, una de las opciones de festejo para los más pequeños

McDonald's cerró tres locales emblemáticos en CABA, Rosario y Mar del Plata

McDonald

Los negocios más rentables nacidos en la cuarentena

Venta a domicilio de alcohol, barbijos, máscaras y alfombras sanitizantes.

Crisis gastronómica: podrían cerrar más bares, Johnny B. Good en la mira

Johnny Be Good podría cerrar algunos locales en la Ciudad de Buenos Aires

El dueño de los alfajores Guaymallen quiere ser presidente de Vélez

El dueño de los alfajores Guaymallen quiere ser presidente de Vélez

Coronavirus: colectivos controlan temperatura y uso de tapabocas

La empresa china Dahua Technology aporta la tecnología

La historia del empresario que alquiló un avión y ayudó a repatriar argentinos varados en Ucrania

Ricardo Fernández Nuñez, el empresario argentino que ayuda en plena pandemia

Coronavirus: cerró La Flor de Barracas, un Bar Notable fundado en 1906

Adiós a uno de los bares emblemáticos de la Ciudad

Coronavirus: cerró el histórico bar La Ibérica de Constitución

Cerró un histórico bar de Constitución que no resistió la cuarentena