Siete baristas que habían sido despedidos de Starbucks después de hablar con un canal de televisión de Memphis sobre su campaña sindical deberán ser reincorporados inmediatamente, ordenó un juez federal. "Este es un paso más para hacer de Starbucks un lugar mejor", celebró uno de los empleados después de que la Junta Nacional de Relaciones Laborales comunicara la noticia. 

El fallo marca un hito clave en la campaña de sindicalización que lleva adelante Starbucks, en contra de una feroz iniciativa antisindical que lleva adelante el CEO de la empresa, Howard Schultz, que volvió después de su retiro para poner en orden la compañía. De hecho, Reggie Borges, un vocero de Starbucks, dijo que la compañía respeta el proceso sindical y "negociará de buena fe", pero apelará el fallo y solicitará una suspensión de la orden, lo que podría resultar en una pausa en la reincorporación hasta que se lleve a cabo la revisión.

La Junta Nacional de Relaciones Laborales (NLRB, por sus siglas en inglés) había presentado una moción legal para impugnar el despido, en el Distrito Oeste de EE. UU. de Tennessee, después de que Starbucks alegara que los empleados violaron el protocolo interno de seguridad al abrir el local después del horario laboral y al invitar además a entrar a no trabajadores, incluidos equipos de televisión. La jueza Sheryl H. Lipman acordó que los trabajadores deberían recuperar sus trabajos.

Esa decisión no gustó en los altos cargos de Starbucks. “Estamos totalmente en desacuerdo con la decisión del juez en este caso”, dijo Borges. “Estas personas violaron numerosas políticas y no pudieron mantener un ambiente de trabajo seguro y estándares de seguridad. El interés en un sindicato no exime a los socios de seguir las políticas vigentes para proteger a los socios, a nuestros clientes y a las comunidades a las que servimos”, agregó, citado por el Washington Post.

Sindicatos contra empresarios 

El movimiento sindical de Starbucks es uno de los más importantes a nivel nacional, a tal punto que inspiraron elecciones —y victorias— sindicales en algunas tiendas de Amazon, Trader Joe´s y Apple. Sin embargo, también es de los que más oposición enfrenta: hace tres meses, Starbucks gastó millones en aumentos de sueldos, que no le otorgaron a sus trabajadores sindicalizados.

Howard Schultz pensó que podía aterrorizar a toda una nación de baristas despidiendo al comité organizador de Memphis. Afortunadamente, un juez federal determinó que Schultz no está por encima de la ley”, destacó Richard Bensinger, uno de los principales organizadores de la campaña Starbucks Workers United. 

Desde que empezó el movimiento, más de 220 locales de Starbucks votaron a favor de sindicalizarse, y solo 47 votaron en contra. En la tienda de Memphis, donde estaban los baristas despedidos —cinco de ellos en el comité organizador de Workers United—, la moción a favor ganó por once votos contra tres.

Starbucks es investigado por muchas prácticas antisindicales

La NLRB emitió más de 19 quejas contra Starbucks por violar los derechos sindicales de los trabajadores, según la agencia. También está investigando más de 286 cargos por prácticas laborales desleales, la mayoría de los cuales se presentan contra Starbucks. Muchos involucran acusaciones de que Starbucks despidió ilegalmente a trabajadores involucrados en la organización.

"La decisión de la corte federal de hoy que ordena a Starbucks que reincorpore a los siete trabajadores de Starbucks despedidos ilegalmente en Memphis es un paso crucial para garantizar que estos empleados, y todos los de Starbucks, puedan ejercer libremente su derecho a unirse para mejorar sus condiciones de trabajo y formar un sindicato", declaró Jennifer Abruzzo, consejera general de la NLRB, en un comunicado.

Según recordaron este jueves los medios locales, Starbucks solicitó el lunes a la NLRB que suspendiera temporalmente todas las elecciones sindicales en sus locales apoyándose en las alegaciones de un empleado de la junta que filtró que agentes regionales de esa organización se habían coordinado "de forma inapropiada" con los organizadores sindicales.