Pese a la tendencia general a la baja de los precios, debido al aumento en la vacancia, la ciudad de Buenos Aires se mantiene por encima del resto de las grandes metrópolis sudamericanas. Algunas ciudades se mantuvieron dentro de un rango estable.

Con un precio de alquiler pedido promedio de 26,2 dólares por metro cuadrado, las oficinas premium de Buenos Aires continúan siendo las más caras en comparación con otros mercados de las principales ciudades de Sudamérica, según el informe del primer semestre de 2021 elaborado por Cushman & Wakefield, empresa global de servicios inmobiliarios corporativos.

Luego le siguen en orden decreciente Santiago de Chile (22,8 dólares); San Pablo y Bogotá (19, 4 dólares); Río de Janeiro (17,3 dólares) y Lima (16,3 dólares), que casi no ha sufrido cambios.

"En cuanto a la vacancia, la delantera la lleva Río de Janeiro con 35%, donde se ha adoptado recientemente el modelo híbrido de oficinas y algunas empresas han dejado la ciudad. Le siguen San Pablo, con 25%; Lima, con 18%; Buenos Aires, con 15,1%; Bogotá, con 12,9% y Santiago con 8,2%", comentó Lucas Desalvo, Gerente de Investigación de Cushman & Wakefield.

Según el informe, para la segunda mitad del año se espera que, con un avance en el plan de vacunación y el fin del período invernal, se den mejores condiciones para una vuelta paulatina a los espacios de trabajo. José Viñas, director de Brokerage de la compañía en Argentina, comenta que ya algunas empresas están organizando el retorno y se está viendo más movimiento en el mercado. Inclusive algunas compañías están evaluando mudarse hacia zonas periféricas para estar más cerca de donde viven sus colaboradores.

Lo que viene

 

A la hora de observar cómo seguirá creciendo cada mercado, en Buenos Aires la superficie actual en construcción es de 206.682 metros cuadrados, de los cuales el 18% se entregará a fines de 2021, el 57% durante 2022 y el 25% restante estaría terminado para 2023. Río de Janeiro sumó 367.807 metros cuadrados programados para entrega hasta el 2030, decisión alineada con los cambios en la vacancia que experimenta en este momento. Con 1,1 millón de metros cuadrados terminados desde 2015, San Pablo está ahora preparada para la recuperación del mercado de oficinas, también con miras a completar 446.627 metros antes del 2030.