La automotriz Opel va a eliminar 2.100 empleos en Alemania. La empresa también ha anunciado que va a ampliar hasta 2025 la protección del resto de trabajadores que no se vean afectados por estas medidas de reorganización. Esto suponen dos años más.

Opel, que es propiedad de PSA tras habérsela comprado a General Motors, informó que la planta que posee en Rüsselsheim fabricará la próxima generación del modelo compacto Astra, para lo que trabajará a dos turnos, y también asumirá el ensamblaje de una variante híbrida de este automóvil desde 2021.

Opel explicó que este acuerdo de recorte de plantilla y de ampliación de la protección de los empleados que se queden ha recibido la aprobación por parte del comité de empresa de la corporación en Alemania y afecta a las factorías de Rüsselsheim, Eisenach y Kaiserslautern, informa Europa Press.

Este plan de reorganización de su fuerza de trabajo en Alemania se llevará a cabo a través de un programa de bajas voluntarias y también mediante jubilaciones anticipadas y reducción de jornadas, entre otras medidas.

Según informó el comité de empresa, se ha asegurado más opciones para recortes de plantilla en el futuro, de forma que en 2022 y 2023 podría prescindir de otros 1.000 trabajadores en dos etapas.

La corporación alemana justificó la puesta en marcha de este plan por la fusión con Fiat Chrysler Automobiles.