NBCUniversal anunció que vendió anuncios de 30 segundos para el Super Bowl LVI por 6.5 millones de dólares cada uno, superando su propio récord.

Dan Lovinger, el responsable de ventas de publicidad de NBC Sports,  comentó en una rueda de prensa que el inventario para la cobertura de NBC del Super Bowl LVI el 13 de febrero de 2022 está parcialmente agotado, por lo que solo quedan unos pocos espacios disponibles. Es por esto que puntualizo que los lugares restantes están “retenidos intencionalmente”,  con el propósito de poder obtener las mejores y más grandes ofertas de compra para el gran juego.

“Hemos visto que la demanda excede nuestro inventario restante disponible, pero obviamente hemos sido bastante selectivos y estamos trabajando con ese inventario para aprovecharlo al máximo”, dijo Lovinger.

El ejecutivo señaló que los anuncios se han vendido por hasta $ 6.5 millones por 30 segundos, y las compras también incluyen una inversión equivalente en otros eventos de NBCUniversal como los Juegos de Invierno.

El Super Bowl en medio de la pandemia

Estos récords de venta para el Super Bowl, es un significativo cambio con respecto a las ventas del juego del año pasado, cuando la audiencia se vio obstaculizada por la pandemia de coronavirus.

La red CBS de ViacomCBS transmitió el Super Bowl LV y registró tarifas de $ 5,5 millones para comerciales de 30 segundos. Este precio se ubicó por debajo de la tarifa del año anterior de $ 5,6 millones.

Pese a la baja de las tarifas, el Super Bowl del 2021 generó un récord de $ 545 millones en ingresos publicitarios, según la firma de investigación Kantar. Ese monto se consiguió a pesar de las solo contar con 92 millones de sintonizaciones en comparación con los 98 millones que vieron en 2019.

Los típicos anunciantes como Ford, Olay y Avocados From Mexico  se presentaron en la pauta publicitaria de del Super Bowl LV. Estas grandes empresas comentaron que tuvieron múltiples dificultades para armar sus piezas publicitarias por no poder encontrar el tono correcto en un momento en el que el país estaba atravesando la pandemia del coronavirus, los disturbios sociales y políticos y el desempleo récord.

La recaudación publicitaria

Tras superar el 2020 y empezar el año con el aumento de las tasas de vacunación y la reapertura de las empresas, el estado de ánimo del país está mejorando. Aunque Estados Unidos atraviesa un alto número de contagios producto de la cepa delta, las empresas consideran que el panorama mejoro significativamente por lo que volvieron a apostar por un comercial en la tanda publicitaria del mega evento deportivo.

En este sentido, Lovinger también dijo que la publicidad para los Juegos Olímpicos de Invierno de Beijing 2022, que está programado para comenzar el 4 de febrero del 2022, está en “niveles cercanos a la venta”. Por primera vez, dos eventos de tan alto impacto como los Juegos de Invierno y el Super Bowl se superpondrá en fecha. 

Esta superposición supone una buena noticia para NBC. La situación de la coincidencia de fechas genera que los anunciantes busquen atraer la mayor cantidad de ojos posible y buscan el mayor rendimiento con base en su inversión. 

Hasta el momento los juegos de invierno cuentan con 34 patrocinadores

Lovinger dijo que los espacios publicitarios restantes para los Juegos de Beijing se evaluarán "caso por caso", y agregó que los anunciantes tienen una "oportunidad sin precedentes" de colocar campañas en el Super Bowl y los Juegos Olímpicos en la misma compra.

La empresa de medios de comunicación está esperanzada con esta superposición por ser un impulso en sus ganancias tras las perdidas en los Juegos Olímpicos de Verano de Tokio, que se habían retrasado un año debido a Covid.

Entre las demoras, las restricciones de Covid que eliminaron a los fanáticos de asistir a los Juegos y una serie de atletas de alto perfil que abandonaron la competencia, el evento atrajo los índices de audiencia de televisión más bajos de la historia, con una recaudación de 15.5 millones para NBC.