La empresa de capitales nacionales, Pampa Energía, anunció hoy el cierre de la Planta Etileno San Lorenzo, situada en esa ciudad, "ante la caída de las exportaciones", y destacó que abrirá un libro de retiros hasta alcanzar "unos 50 acuerdos".

La compañía difundió esa decisión en un comunicado emitido esta mañana en el que afirma que el cierre de la planta "persigue el objetivo de hacer sostenible el complejo petroquímico de Puerto General San Martín, en especial la continuidad de la operación de la Planta de Caucho".

"Pampa Energía asume el compromiso de elaborar un plan integral de optimización de costos de todo el complejo, que atenúe el perjuicio que genera ese negocio, evitando conflictos que pondrían en riesgo la operación y apostando a una mejora de los futuros resultados", señala el documento.

A su vez, se destaca que "se abrirá un libro de retiros, con aprobación final por parte de la empresa bajo condiciones superadoras a la ley (plus de indemnización y obra social por un año) con la intención de realizar alrededor de 50 acuerdos de salida".

La empresa señaló que "a pesar de los esfuerzos en los últimos 15 años, invirtiendo en comprar o expandir unidades, mantener adecuadamente las plantas y optimizar sus costos, desde 2014 las ventas y los resultados fueron empeorando, hasta que el año pasado se transformó en el peor de la serie histórica".

Entre las principales causas de esa situación el comunicado señala "la caída de las exportaciones a Brasil, nuestro principal comprador, que prácticamente dejó de importar estireno, y la sobre abundancia de caucho en el mundo que deprimió el precio de venta". 

"Esto hizo que desde hace varios años la planta de caucho y la planta de Etileno San Lorenzo estén operando a media carga y el cierre de la refinería Oíl, que nos privó de provisión doméstica de una importante materia prima, complicó más aun la ya difícil situación", finaliza.