La semana pasada BAE Negocios adelantó que Pampa Energía se encontraba a la búsqueda de una posible venta del 51% de su participación en la distribuidora eléctrica Edenor.  Según dijeron a este diario, entre las principales causas se encontraba el congelamiento de tarifas hasta 2020 y una posible estatización en la provincia de Buenos Aires de las dos distribuidoras de electricidad. Además, la empresa le otorgó el mandato de JP Morgan para vender el paquete accionario.

Por otro lado, una disminución del riesgo político que trae aparejado un año electoral, en especial cuando Mindlin es un empresario muy cercano al presidente Mauricio Macri era una variable considerada por los dirigentes de la distribuidora.

Mindlin es un empresario muy cercano al presidente Mauricio Macri

Sin embargo, Pampa Energía negó hoy que esté en estudio la venta de su participación mayoritaria en la distribuidora eléctrica Edenor. Tras las visitas de empresarios chinos los voceros indicaron: "El objetivo de estas visitas es mantenerse como un socio potencial si quisieran invertir en Argentina".

Los inversores minoritarios de Edenor, la mayor distribuidora eléctrica de la Argentina, tenedores del 9% de sus acciones en la Bolsa de Comercio de Buenos Aires y del 12,6% en la de Wall Street (New York Stock Exchange), seguían con atención las alternativas sobre la eventual venta del paquete mayoritario de la compañía, cuya valoración bursátil ronda los u$s830 millones.

El dato que circuló en ámbitos de negocios la semana pasada, sin confirmación oficial, señalaba que el holding (la empresa integrada de electricidad más grande del país) había seleccionado al JPMorgan Chase & Co. como asesor de la supuesta operación.

Edenor es la principal distribuidora, tanto en cantidad de clientes como de electricidad vendida (en GWh y en pesos), a partir de su concesión exclusiva en el noroeste del Gran Buenos Aires y en la zona norte de la Ciudad de Buenos Aires.

En un área de 4.637 kilómetros cuadrados la empresa atiende a una población de aproximadamente siete millones de habitantes (2,5 millones de clientes).

El destino de Edenor es también relevante para el Estado nacional, toda vez que el 27% de sus acciones pertenecen a la Anses (Administración Nacional de la Seguridad Social), que recibió ese activo tras la estatización de las carteras que las AFJP gestionaron hasta 2008.