Durante el primer trimestre de 2020, cuando muchos países impusieron las restricciones necesarias para el distanciamiento social, un número creciente de consumidores en América Latina recurrieron a los pagos sin contacto para hacer sus compras.

Según un estudio de Mastercard, el 35% de las personas en la región indican que han aumentado su uso de contactless, citando como ventajas la simplicidad, la seguridad y la higiene, al no tener que entregar el plástico al vendedor.

Desde el comienzo de la pandemia, más de la mitad de los consumidores en todo el mundo (63%) están usando el dinero en efectivo con menos frecuencia, o no lo usan en absoluto. Esto mismo pasa en América latina, donde en promedio el 66% de los consumidores usan el dinero en efectivo con menos frecuencia, o no lo usan. Desde la declaración del coronavirus como pandemia el 77% de los brasileños indicaron que están usando menos efectivo al igual que el 61% de los colombianos.

En Argentina esa tendencia se replica a tal punto que Mastercard aumentó el límite de pagos sin contacto desde los $2.000 a los $4.000 mensuales.

Ocho de cada diez consumidores latinos dice que le parece una manera más segura de pagar en comparación al dinero en efectivo. El 78% de los latinoamericanos indicaron que continuarán usando los pagos sin contacto incluso después de que termine la pandemia. Esa creencia es aún más fuerte entre los menores de 35 años, donde el 82% de la población aseguró un uso continuo después de que pase el COVID-19.

"A medida que vivimos la primera pandemia global en una era definida por la digitalización de nuestras vidas, los pagos con las tarjetas sin contacto han adquirido una nueva urgencia. Ha sido alentador y gratificante ver a nuestros socios en toda la región latinoamericana adoptar los cambios y la aceleración de la tecnología sin contacto. La tecnología está disponible, y está claro que el cambio que estamos presenciando en el comportamiento del consumidor llegó para quedarse", dijo Agustín Beccar Varela, Country Manager de Mastercard para Argentina y Uruguay.

Crecimiento

A medida que los consumidores buscan cada vez más formas de entrar y salir rápidamente de las tiendas sin tocar las terminales, los datos revelan un crecimiento de más del 40% en las transacciones sin contacto a nivel mundial en el primer trimestre. Además, el 80% de las operaciones son menores a los USD25, un rango que generalmente está dominado por efectivo. América Latina y el Caribe, una región menos avanzada con respecto a la penetración de la tecnología sin contacto, vio un crecimiento exponencial en transacciones contactless de hasta 500% desde marzo del año pasado.