El fondo de inversión Elliot Management que ganó un juicio a la Argentina por los bonos defaulteados en 2002 está por adquirir la famosa cadena de librerías estadounidense, Barnes & Noble, según informó hoy el diario The Wall Street Journal.

Las acciones de Barnes & Noble (B&N) aumentaron más del 24%. Las conversaciones entre Elliott y otras compañías que licitan por Barnes & Noble aún están en curso y no se garantiza un acuerdo, informó el Journal, citando a personas familiarizadas con el tema.

El periódico dijo que los términos del acuerdo no eran conocidos. Barnes & Noble ha enfrentado la presión continua de Amazon y los libreros independientes y sus acciones han caído aproximadamente un 25% en lo que va del año, lo que le otorga una capitalización de mercado de 336 millones de dólares.

B&N dijo el año pasado que estaba explorando una venta después de haber recibido "expresiones de interés" de "múltiples partes", incluido su presidente, Leonard Riggio, quien fundó la compañía en 1965.

En marzo, B&N reportó ventas planas durante la clave temporada navideña y advirtió a los inversores que tuvo ganancias de año completo más débiles de lo esperado.

Parte del plan de cambio ha incluido el cierre de algunas de sus más de 600 tiendas en los EE. UU. Y la reubicación en espacios más pequeños que reciben un aspecto moderno y fresco. La compañía ha dicho que sus tiendas prototipo alientan a los compradores a comprar libros en línea.

Elliot Management es comandado por el multimillonario Paul Singer quien demandó a la Argentina por bonos defaulteados en 2002 y quien no aceptó los términos del canje de deuda de la administración kirchnerista en 2005 y en 2010.

Singer quien además es dueño del Club Milan, maneja un portafolio de 35.000 millones de dólares, fue la cara visible de los fondos que negociaron con Argentina bajo la tutela del juez federal de los Estados Unidos, Thomas Griesa, y la mediación de Dan Pollack. 

La Argentina pagó en total 9.300 millones de dólares a todos los acreedores que llegaron a un acuerdo, según informó el Ministerio de Hacienda, en aquella oportunidad. Elliott recibió 2,4 mil millones de dólares, un rendimiento del 392 por ciento sobre el valor original de los bonos.